Escucha esta nota aquí

La prioridad pese a que desde sus 19 años se convirtió en modelo, fue forjar una carrera, ingresar al mercado como una profesional competente para así tener un futuro prometedor. Tras cumplir ese objetivo, luego de graduarse como ingeniera comercial y hacer distintas especialidades -la última en comercio internacional en la Escuela Europea de Negocios de Madrid-, Ximena Gladys Carlo se mete ahora de lleno en el modelaje.

"Ahora mi foco es otro, de más tiempo para esto que es una pasión para mí", dijo la chica de 24 años que pronto estará en grandes proyectos. Nació en La Paz y además del modelaje practica artes marciales mixtas aprovechando que su tío, Erick, es instructor. Su carrera como modelo comenzó con una agencia, aunque por los estudios y el trabajo, hace unos años optó por independizarse. "Para manejar mis propios tiempos", sostuvo.

Dice que le gusta encarar desafíos y fue por eso que hace poco decidió optar por el reto de estar año y medio en Cobija para certificar con la Iso 22.000 a una empresa que exporta castaña desde la capital pandina. Esta empresa tiene una sucursal en La Paz y sabía de su talento y de su belleza. "No hubo ningún inconveniente cuando me tocó venir a trabajar, sobre todo para las ferias", dijo Ximena que se declara hincha de la selección nacional.

Asegura que está feliz y que pretende seguir creciendo en el mundo de la belleza. Hoy más que nunca siente que lo puede lograr ya que no solo es su prioridad con el tiempo, sino que cuenta con el apoyo de sus padres, Erwin y Teodocia, y de sus tres hermanas, María Mercedes, Katherine y Lusmila. "Muy pronto vamos a estar en algunos proyectos, ya se enterarán", dijo esta paceña. "Los retos recién comienzan", cerró.