Opinión

Control ciudadano a través de las redes sociales

El Deber Hace 12/7/2017 8:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

Una de las novedades más significativas que dejó la polémica elección de autoridades judiciales ha sido el control que ejercieron los ciudadanos a través de las redes sociales en internet.

Por primera vez en democracia, los internautas que participaron del proceso electoral tuvieron una herramienta útil, efectiva y sencilla de fiscalización sobre cómo se llevó adelante la votación en unas elecciones que estuvieron marcadas por la desinformación, la confusión y el malestar de amplios sectores de la población.

La aplicación digital Control Ciudadano Go fue desarrollada por las plataformas Revolución Jigote, Me Comprometo, Colectivo Árbol y Bicicultura. A través de los dispositivos de telefonía inteligente, los votantes pudieron enviar fotografías y datos de cualquier hecho anómalo ocurrido durante las ocho horas de la votación que se realizó el domingo 3 de diciembre. Además, lograron enviar los registros fotográficos de las actas de votación que se conocieron una vez terminado el proceso de sufragio.

La experiencia se llevó a cabo antes, durante y después del proceso electoral, entre el 2 y el 4 de diciembre.

El resultado: más de 800 despachos de ciudadanos en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra marcan el éxito de esta iniciativa que no hizo más que confirmar que hay una democracia que también se ejerce y fortalece a través de las redes sociales en la web.

El sistema recibió 812 reportes ciudadanos. De estos, 202 fueron registros de hechos, entre los que destacaron 70 ‘irregularidades’. Además, se dieron 610 reportes de resultados desde 90 recintos electorales distintos. De estos, 225 fueron fotos de actas con resultados consolidados en cuatro tribunales. Y se recibieron 400 registros fotográficos de pizarras con resultados para los diferentes tribunales.

Aunque las cifras puedan parecer menores frente al universo de votantes habilitados para votar (6,4 millones de personas) y de los que efectivamente ejercieron su voto (4,5 millones), la experiencia es – de hecho - un embrión de lo que en el futuro será una práctica habitual de control ciudadano en democracia a través de la web. Este mecanismo no reemplaza a los establecidos formalmente a través de las instituciones del Estado, sino que los fortalece.

El soberano pudo expresarse no solo a través de las urnas, tal como exige la democracia representativa, sino mediante la participación activa a través de las plataformas digitales que ya forman parte de nuestro medioambiente social, cultural y político. Bienvenida esta iniciativa ciudadana, gana la democracia, gana la gente y toma impulso la participación.