Un juez cautelar de la casa judicial de la Pampa de la Isla dictó ayer la detención preventiva del policía Eduardo Gonzales Mamani (25) en la cárcel de Palmasola por el delito de violencia familiar pues, según la denuncia, torturó a su exenamorada y la privó de su libertad por el hecho de que la joven se negaba a retomar la relación.

Carolina Mamani Colque (25) manifestó que todo sucedió la noche del viernes 10 de octubre, cuando el agente la citó para devolverle algunas pertenencias, pero en vez de eso la introdujo a su vehículo, la enmanilló y la llevó a una casa por la urbanización El?Dorado.

Ayuda vecinal
Según la víctima, estuvo cautiva desde las 21:00 del viernes hasta la 1:00 del sábado cuando los vecinos y la Policía la rescataron. “Me tapó la boca con la chalina que yo tenía, quise gritar, pero me pegó; luego me metió la cabeza en un balde con agua; me quitó el dinero que yo llevaba y la llave de la reja de la casa donde vivo; después me aprisionó más fuerte las manillas, me tapó la boca y, me amarró los pies con un cinturón. Al rato salió y dijo que iría a mi cuarto y si hallaba algo raro, me mataría”, indica Carolina en su denuncia policial.

La joven señaló que pidió auxilio y la gente del lugar llamó a la Policía, que llegó al sitio del encierro justo cuando el cabo Gonzales también lo hacía; abrieron la puerta y hallaron enmanillada a la víctima, por lo que arrestaron al sospechoso.

El fiscal Fernando Rioja abrió causa contra el policía por violencia familiar. La afectada dijo que ampliará la denuncia por torturas y privación de libertad, pues cree que el delito de violencia familiar no se ajusta, ya que ella aseguró que no era esposa de su agresor sino que solo fue su novia hace un año.

El comandante de la Policía, Sabino Guzmán, dijo que la fuerza del orden puso al cabo a disposición de las autoridades jurisdiccionales y, aparte, enfrenta un proceso interno. “No podemos permitir estos extremos”, manifestó la autoridad policial