Treinta y siete personas murieron este viernes cuando un hombre abrió fuego contra turistas en un hotel de la estación balnearia de Susa, en el este de Túnez, en el peor atentado de la historia reciente del país.

Otras treinta y seis personas resultaron heridas, algunos de ellas en estado crítico, en este ataque en las instalaciones del hotel Riu Imperial Marhaba, de propiedad española.

Túnez afronta un ascenso de la amenaza yihadista desde su revolución de 2011, y este atentado se produce más de tres meses después del que ocurrió en el museo del Bardo, donde murieron 21 turistas y un policía tunecino el pasado 18 de marzo.

Según el portavoz del ministerio tunecino del Interior, Mohamed Ali Aroui, un hombre armado se infiltró en la playa frente al hotel y abrió fuego.

Atacante abatido 

El atacante, que fue abatido, es "tunecino, originario de la región de Kairouan (ciudad santa del islam, situada en el centro de Túnez). Es un estudiante", declaró el responsable el secretario de Estado de Seguridad, Rafik Chelly.

El hotel atacado se sitúa en la zona turística de Port El Kantaoui, en las inmediaciones de Susa.

"Los huéspedes son mayoritariamante de Reino Unido y de otros países centroeuropeos. Sin embargo, no es posible por el momento confirmar la nacionalidad de las víctimas", declaró la cadena Riu desde Madrid mediante un comunicado.

La cancillería irlandesa anunció paralelamente que uno de sus ciudadanos murió en el ataque.