Opinión

EDITORIAL DE HOY

El escenario poselectoral

El Deber Hace 12/10/2017 1:32:00 PM

Escucha esta nota aquí

Una semana después de las elecciones judiciales, que volvieron a repetir con un mayor porcentaje que la primera vez la inusual contundencia del voto nulo y blanco respecto a los válidos, el escenario político nacional se mantiene con una altísima temperatura y estamos en el apronte de lo que será un nuevo periodo largamente electoralizado.

Sectores ciudadanos, sobre todo de Santa Cruz, mantienen en pie sus movilizaciones de protesta contra el fallo judicial que permite a Evo Morales y a todas las autoridades elegidas volver a postularse de por vida, en contra de lo que establece la Constitución Política del Estado aprobada en la gestión del MAS. Persisten también las críticas y la exigencia de acciones más efectivas a la institucionalidad cruceña, que a través del Comité Cívico convocó una marcha para esta semana y estudia aún un paro nacional. Actores de la oposición han comenzado a reclutar militantes con miras a 2019, envalentonados por los resultados del domingo pasado que desfavorecieron las expectativas gubernamentales.

Para el oficialismo, en cambio, las cifras no reflejan mínimamente una derrota y el presidente acaba de ratificar que nada lo detendrá para cumplir el deseo del pueblo y su destino de seguir en el poder por otro quinquenio más. Morales confía en su invariable voto duro que podría equivaler inicialmente a un 30 o a un 40 por ciento del electorado, en la fragmentación de una oposición que parece concentrar otro 35 o 40 por ciento y en la volatilidad del restante 20 o 25 por ciento de los votantes, que con darle la mitad o menos de su apoyo le asegurarían otra reelección.

En este contexto pos elecciones judiciales, se percibe un desgaste de Morales, pero los analistas no se atreven a pronosticar todavía un cambio de ciclo político. Dependerá mucho de los aciertos de una oposición que intenta dar señales de unidad, pero que hace años no sale de un círculo vicioso de dispersión y de falta de ideas alternativas a las del masismo que le permitan conquistar al electorado indeciso y arrebatarle votos al oficialismo para tener un crecimiento exponencial. Entre tanto, parece aumentar cada día la masa de ciudadanos indignados y desorientados por la falta de líderes alternativos y de instrumentos políticos que canalicen sus protestas y deseos de cambio, más allá de las redes sociales y de las calles.
Lo más relevante de los últimos días ha sido el esclarecimiento de la posición de políticos tradicionales como Percy Fernández, quien  finalmente declaró su rechazo a la reelección indefinida. Así Evo Morales se queda solo en su intención de repetir su mandato, aunque ese aislamiento no alcanza aún para que renuncie a afectar su propia Constitución.