Escucha esta nota aquí

Todos miran al cielo. El sobrevuelo de un helicóptero de la Policía atrapa a los manifestantes guaraníes y a los 250 agentes antidisturbios pertrechados en esta senda entre matorrales.

Los uniformados buscan controlar el campo gasífero El Dorado, pero la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG) no retiró su protesta del lugar, debido a que, insisten ellos, la estatal petrolera YPFB Chaco incursionó sin realizar la consulta a la Capitanía Takovo Mora, titular de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) sujeta a exploración.

Ya no hay bloqueo. Pero la vigilia en este predio del municipio de Cabezas sigue, la tensión persiste. “¡Que se cumpla la Constitución!. No tenemos patrones en las petroleras y deben consultarnos”, grita un vozarrón de hombre grande.

Al frente, el subcomandante de la Policía Departamental de Santa Cruz, Juan Luis Torrelio, insiste en que no hubo violencia, que quieren garantizar el libre tránsito, que se bloqueó un predio privado.

Citado por el diario Página Siete, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, aseguró que el bloqueo y las tareas de exploración son externas a la TCO. Pero en el lugar, los guaraníes señalan que los hitos dentro de su territorio fueron comprometidos.

“Aquí se ingresó sin consulta y se otorgó permisos a la petrolera sin ese requisito”, explica Vilma Arredondo, capitana grande de Takovo Mora, que ha sumado el apoyo de las capitanías de Charagua, así como del Chaco tarijeño y chuquisaqueño. De hecho, ha servido para articular a buena parte de la APG hoy, cumplidos 25 años de la histórica primera marcha indígena por el territorio y la dignidad.

Las dos caras de una lucha
Este año es crucial para la APG. O eso es lo que opina Marco Antonio Casiano, exmiembro de la Asamblea Estatuyente de la Autonomía Indígena de Charagua.

A sus 28 años, este radialista guaraní tiene la claridad de ver la coincidencia entre la reivindicación de la consulta previa que no se llevó a cabo en Takovo Mora y la pugna entre el Sí y el No al Estatuto de Autonomía Indígena de Charagua Iyambae en la misma época del año. Distintos escenarios, un mismo pueblo que lucha por la misma causa: su autodeterminación.

“Lo que está en juego es la autodeterminación”, explica el comunicador, a la espera de que sea viernes 21 de agosto para iniciar la campaña por el Sí, a lado de las ONG Cipca y Arakuarenda, de la mano del partido de Gobierno, el MAS, que también se ha inscrito para apoyar el estatuto que se votará en la consulta el 20 de septiembre.

Puntualmente, el artículo 11 del estatuto indígena garantiza el derecho a la consulta, indicando que “en el marco de lo establecido por la Constitución Política del Estado y las leyes en vigencia, garantiza el acceso a la información y a la consulta previa y obligatoria de acuerdo con los procedimientos propios de cada capitanía guaraní de la Autonomía Guaraní Charagua Iyambae respecto a la explotación de los recursos naturales no renovables existentes en su jurisdicción territorial”.

Para Arredondo, la autodeterminación está escrita en la Carta Magna y es el mismo concepto que se impulsa en el estatuto en Charagua. O sea que el Gobierno se contradice al apoyar el estatuto de Charagua y al actuar sin consulta en Takovo Mora.

“Se respetará y garantizará el derecho a la consulta previa obligatoria, realizada por el Estado, de buena fe y concertada, respecto a la explotación de los recursos naturales no renovables en el territorio que habitan”, dice el artículo 30 de la CPE.

Para el ministro de Autonomías Hugo Siles, el Gobierno está del lado de los indígenas, tanto en Charagua como en Takovo Mora. Según él, “es difícil” que no se esté llevando a cabo la consulta previa sobre el campo gasífero El Dorado y quien está buscando pretextos para sabotear la campaña de apoyo a los estatutos de Charagua es la Gobernación cruceña, bajo la administración de Rubén Costas.

“He visto paralelismo y división de los pueblos indígenas asentados en el Chaco. Algo acentuado por la Gobernación. Hay indígenas motivados por una lógica clientelar dirigida por esta entidad que les ofrece proyectos, recursos y vehículos”, argumenta el ministro, que ha reconocido que acompañará con información el referéndum del 20 de septiembre.

A esto, el secretario jurídico de la Gobernación, Vladimir Peña, ha respondido negando las acusaciones del Gobierno.

“Le pedimos al señor Siles y al Gobierno que no escuden su incapacidad detrás de la Gobernación”, sostuvo Peña, que aseguró que la coincidencia del conflicto de Takovo Mora con el inicio de la campaña del referéndum autonómico de Charagua “revela la doble moral con que se mueve el MAS respecto a las reivindicaciones de los derechos”.

Para la capitana, defender el derecho a la consulta equivale a la lucha por el ‘iyambae’ como la que la APG busca en Charagua, solo que en Takovo Mora perciben al Gobierno en contra.

Los que se oponen
Seis organizaciones vecinales del centro de Charagua se registraron para hacer campaña en contra del estatuto, dice María Antonia Arancibia, presidenta del Comité Cívico, quien se referiere a los guaraníes como “nuestros indígenas”.

Ella y Jorge Soliz, titular de una de las juntas vecinales que va por el ‘no’, dicen que no tienen recursos y que esperan que la Asociación de Ganaderos de Cordillera (Agacor) los apoye.

“¡Que Costas se pronuncie! ¿De qué lado está?”, reprocha Soliz, pues desconoce si el gobernador apoya la democracia representativa en Charagua o si está con la “dictadura racista” que ve en el estatuto.

A nombre del gobernador, Peña explica que la posición que se ha tomado es dejar que Charagua decida con el voto. A los guaraníes les toca buscar su propio camino hacia la autodeterminación