Escucha esta nota aquí

Una treintena de originarios de las comunidades de El Cruce y 30 de Mayo (a 100 kilómetros de Ascensión) llegaron hasta esta capital provincial para denunciar la sobreposición de sus tierras con gente del interior.

Simeón Choque, dirigente de El Cruce, dijo que ayer por la tarde llegaron varios camiones llenos de gente, que, según dijeron, tenían el aval de la Central de Organizaciones de Pueblos Nativos Guarayos (Copnag), con la intención de instalarse en los predios que les pertenecen por ley y por historia.

Explicó que tras la llegada de los extraños, los lugareños se fueron juntando “y los enviamos de vuelta a sus pagos”.

Agregó que, sin embargo, a los que no han podido expulsar es a los que se asentaron en el área de su plan de manejo forestal, “que están explotando los árboles maderables; estos, los avasalladores, también indicaron que tienen órdenes de la Copnag”, apuntó el dirigente.

Sobre el tema, Eladio Uraeza, presidente de la Copnag, negó que avale la ocupación de las tierras y aseguró no tener ninguna relación con los invasores, y más bien anunció el desalojo del plan de manejo