Escucha esta nota aquí

 El presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Adolfo Chávez, declinó su candidatura a gobernador con el Frente para la Victoria, a pedido de las bases de la organización indígena, para seguir con las denuncias contra el Gobierno por la represión a indígenas en 2011.

“Las bases de la Cidob decidieron que siga al frente de la institución para concluir con las denuncias contra el Gobierno por la represión a los indígenas en 2011, ante la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA)”, indicó en contacto telefónico con EL DEBER.

Chávez explicó que abandonó la sala de reuniones en la Cidob donde se definió su candidatura y prevaleció la moción de que el líder indígena debe concluir con su mandato a fines de 2015 frente a la institución.

No podemos abandonar un proceso tan importante que tenemos dentro de la OEA, que es un elemento importante para que se haga justicia acá en Bolivia, sabiendo que el propio gobierno vulneró los derechos de los pueblos indígenas”, declaró a Erbol.

Chávez fue postulado por el Frente para la Victoria en reemplazo de Rubén Dario Ardaya, que fue inhabilitado por el Tribunal Departamental Electoral por no tener libreta de servicio militar.