La Iglesia católica, a través del arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, advirtió que la falta de credibilidad amenaza la convivencia pacífica y el estado de derecho al referirse a las noticias sobre personas que se dedican a la corrupción y el tráfico de influencias.

“En el intento de ocultar hechos reñidos con la ley, se difunden declaraciones contradictorias y ambiguas que, en vez de hacer luz sobre los hechos, enredan más la situación y confunden a la opinión pública, como si se quisiera distraer la atención del verdadero problema”.

El prelado cruceño aseguró que “hay necesidad de verdad y que la justicia haga una investigación imparcial, objetiva y libre de toda presión –ya que- solo en la verdad se supera el clima de desconfianza y la falta de credibilidad que provocan estos hechos que amenazan la convivencia pacífica y el Estado de derecho en una nación”, dijo.

Lamentó “la tentación de endiosar al poder –que- afecta particularmente a los que ejercen alguna autoridad, pensando encontrar allí la satisfacción del propio ego y de su vanidad”.

El Gobierno cuestiona
Consultado sobre las declaraciones de la Iglesia, el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, dijo que el mensaje de Gualberti es parcializado, que hace eco de las declaraciones de la diputada opositora Norma Piérola y del ex ministro Carlos Sánchez Berzaín. “(Gualberti) está en una visión totalmente parcializada porque tiene el mismo discurso de la diputada Norma Piérola. Escuchar a Piérola, a Gualberti o a Sánchez Berzaín es lo mismo. Da pena que la Iglesia dé este tipo de discurso”, indicó.

Recordó que la Iglesia no se había pronunciado cuando se dañó la imagen y la intimidad de un supuesto niño (el hijo de Evo Morales y Gabriela Zapata). El 3 de febrero, salió a la luz pública la existencia de un posible tráfico de influencias debido a que Zapata trabajaba en la empresa china CAMC que se adjudicó proyectos del?Estado por más de $us 500 millones.

En tanto que el fiscal general del?Estado, Ramiro Guerrero, expresó que lo que pide la Iglesia católica es lo que la Fiscalía está haciendo; es decir, una investigación imparcial, buscando la verdad objetiva y material. “No se trata de perjudicar ni favorecer absolutamente a nadie. Lo que el Ministerio Público ha expresado, lo ha hecho con documentación, con certificaciones de autoridades”, manifestó.

Para el líder opositor Samuel?Doria Medina la Iglesia boliviana siempre se ha caracterizado por su compromiso con la verdad y la justicia. “Una vez más con valentía se pone a la altura del desafío y nos da una palabra de guía y esperanza”, destacó sobre el mensaje de Gualberti