Llegó el momento de despedirse de Onur y Sherezade, porque la exitosa telenovela Las Mil y una noches entró en su recta final, después de más de 150 episodios. De lo que no hay que despedirse es de Turquía ya que ¿Qué culpa tiene Fatmagul? estrenará este lunes.

Ambas novelas que originalmente pertenecen a Kadena D en aquel país, tendrán media hora cada una desde las 21:00 hasta las 22:00 en Unitel.
El éxito de estas novelas es una tendencia en Latinoamérica, que empezó en Chile donde se hizo el doblaje. La nueva novela es la reedición de una serie que salió en 1986 y cuenta la historia de Fatmagul, una mujer humilde que está por contraer matrimonio con el amor de su vida, pero al ser violada es obligada a casarse con otro hombre, entonces todo cambiará. Esta propuesta tiene un comienzo fuerte como lo tuvo Las mil y una noches, motivo por el que para muchos lo llevó al éxito.

El comunicador Rildo Barba explica que al ser un lugar lejano, desde los nombres hasta los paisajes resultan atractivos. “¿Acaso no resulta curioso ver a los Evliyaoglu quitándose los zapatos para entrar a su casa? ¿Se han dado cuenta de que cuando alguien se va de viaje, en la calle echan agua para despedirlo?” son observaciones culturales que crean interés, señaló Barba.

La presentadora de TV Grissel Quiroga acota que además de entretener, se aprende de otra cultura con estas propuestas, a lo que Daniel Pesce aclara que si bien somos muy distintos, la necesidad, el afecto, o las cosas triviales como bailar o ir a cenar son cosas con las que se empatiza.

Onur
No solo el paisaje atrae sino la belleza de los hombres, lo que para Pesce es una buena señal “los pelados no tan bonitos tenemos más posibilidades” afirma entre risas. La presentadora Rosario Jordán, otra fanática de Onur, lanzó un suspiro al enterarse que no verá más a su galán, y Quiroga comentó que ese hombre la enamoró como a quinceañera. Aunque Jordán aclaró que no es novelera, Las mil y una noches la atrapó por la historia de lo que hace una madre por su hijo, y que no fueron necesarias escenas ‘hot’ ni exageradas para mostrar lo que pasaba, comentario con el que Quiroga concuerda.
Es una novela que pueden ver en familia como lo hace Pesce, quien tampoco es novelero pero quedó cautivado junto a sus hijos. Ante la pregunta de si mirará ¿Qué culpa tiene Fatmagul? dudó un momento, pues reconoce que seguir programas de televisión implica dejar de hacer otras cosas, pero si es tan adictiva como parece, quizás sea la segunda telenovela turca que lo atrape.
“Ya no quiero ver más novelas, pero, y la curiosidad de saber ¿Qué culpa tiene Fatmagul? ¿qué hago con eso?”, ríe Jordán. Mientras que Grisel reconoce que será una seguidora fiel, ya que está enganchada en ese horario, aunque dice sufrirá sin Onur.

Otros tiempos
Ya pasó el tiempo en el que las telenovelas mexicanas dramáticas eran las más vistas en la TV. Después fue el turno de los peruanos, que pusieron su toque de humor, y, finalmente, los colombianos heredaron el cetro, con las ‘narconovelas’
Fue después de eso que aparecen estas nuevas propuestas de países tan lejanos, dice Barba, que destaca que lo que extrañará de Las mil y una noches son los personajes memorables que se encuentran en toda buena historia