Escucha esta nota aquí

Conoció el sacrificio, ahora saborea la recompensa. Luego de las duras experiencias que vivió en su juventud, Robert Darío Suárez Sánchez (24) es una nueva persona y está orgulloso de mostrar al mundo su transformación.

Es difícil reconocerlo, con 1,80 metros de estatura, llegó a pesar 150 kg, pero hoy la balanza marca 90. Con su nueva figura llegó a participar en el certamen de Rey El Alto (a pesar de que es cruceño), que, aunque no ganó, le sirvió para conseguir contratos publicitarios. Ahora, al ver los frutos de su esfuerzo, desea transmitir un mensaje de esperanza y de la importancia de una buena alimentación.

La luz al final del camino

Tenía 15 años cuando su padre tomó la decisión de quitarse la vida al enterarse que padecía una enfermedad terminal. Robert estaba en la habitación contigua. “Solo la comida me hacía sentir feliz, luego vino el alcohol”, relata. Así, a los 18 alcanzó los 150 kg, de los que pensó que jamás bajaría.

“No entraba en una silla”, recuerda sobre la época en la que se sintió un ‘monstruo’. Decidió bajar y para ello se ‘mataba de hambre’; solo comía dos plátanos al día y en dos años perdió 20 kg. 

Fue en ese momento cuando surgió la oportunidad de ingresar al programa de TV Cuestión de peso (Red Uno), donde le enseñaron a comer bien y lo apoyaron con tratamiento sicológico.

“Yo fui el número 200, entre  1.000 personas que se presentaron al casting. Siempre estaré agradecido con el canal”, expresa. 
Ahora también encontró el amor, la felicidad es casi plena, y espera contagiarla con su historia. 

 

1. Cambios. Entró al programa con 130 kg y salió con 87. Actualmente pesa 90 kg, pero es de pura masa muscular y se siente saludable
 
2. Enamorado de La Paz.  Se fue a trabajar y a  estudiar a la ciudad maravilla hace dos años y medio. Ama los bailes tradicionales. Allá volvió a encontrar el amor hace apenas dos meses