Escucha esta nota aquí

A un lado del ingreso al hospital Japonés hay una leyenda que dice: “Clausurado”; sin embargo, la atención a los pacientes es normal. El precinto fue colocado la mañana de este viernes por funcionarios del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) por una deuda que tiene este nosocomio con el Estado.

Víctor Hugo Zambrana, director del Japonés, informó a EL DEBER de que ese hospital adeuda 3.000 UFV, que en bolivianos se convierte en 6.120, por impuestos de la gestión 2008.

Zambrana explicó que en aquella gestión la Alcaldía era la responsable de los hospitales de tercer nivel, así como del pago de los impuestos. Ahora este centro hospitalario está en manos de la Gobernación.

El médico sostuvo que para evitar un cierre del Japonés y por ende, un perjuicio para los pacientes, esa institución cancelará la deuda y luego coordinará con el Gobierno Municipal de Santa Cruz para la reposición del dinero.