Escucha esta nota aquí

Kevin Ferrante es un amante de los tatuajes desde que era un adolescente y no lo oculta. El modelo se hizo el último grabado hace apenas unos días, pero tiene seis anteriores y no descarta hacerse más en el futuro.

El excompetidor de Esto es guerra (PAT) cuenta a SOCIALES la historia detrás de los siete tatuajes que tiene en el cuerpo.

El primero se lo hizo cuando apenas tenía 15 años y un futuro muy prometedor en el fútbol. Es un tribal pequeño que está detrás de la nuca. "Mi padre me llamó la atención, pero yo me encapriché porque sentía que le iba bien con mi pinta futbolística".

El segundo se lo hizo debajo del primero y era su nombre en letras chinas. "En ese tiempo no había tanta variedad de tatuajes. Estaban de moda los tribales y las letras chinas, entonces yo seguí la corriente", dijo.

El tercero, se lo hizo en el brazo izquierdo, porque ya quería que se noten los dibujos. "Se veía una parte del tribal saliendo por debajo de la manga de mi polera y eso llamaba la atención", contó. Hace un año se borró ese tatuaje.

A los 19 se hizo un dragón tribal. "Fue puro dolor y malestar, pero me encantó", relató.

 A los 21, se hizo un tatuaje Maorí en el brazo, similar al que tiene Dwayne 'La Roca' Johnson.

El sexto tatuaje se lo hizo luego de que lo operaron de las dos rodillas por lesiones graves que acabaron con su trabajo en las canchas. "Es una frase que habla sobre que el miedo es como el fuego: si te domina, te mata. Si lo controlas, te mantiene tibio y con vida. Sentí que solo tenía dos opciones, o tirar la toalla o agarrarla para secarme el sudor. Elegí la segunda", explicó.

 El último grabado del modelo es una máscara y un templo de Samurái, que simboliza que se siente un guerrero.