Escucha esta nota aquí

La movilización por parte de los trabajadores de la empresa estatal textil Enatex fue dispersada por la Policía con el uso de agentes de agentes químicos. Los textileros que encaran su tercer día de movilizaciones exigiendo el pago de cuatro meses de sueldo atrasados realizaron bloqueos de principales calles de la ciudad de La Paz.

Cinco trabajadores de Enatex, que resultaron afectados por los gases lacrimógenos, debieron ser evacuados en ambulancias hasta un centro de salud más cercano para recibir atención médica de emergencia. Todo esto sucede ante la atenta mirada de la Defensoría del Pueblo.

Los textileros se declararon en paro desde el martes 6 de enero ante el incumplimiento del pago de cuatro meses de salarios y por el mal cálculo efectuado por parte de la gerencia en el pago de los dos aguinaldos.

La Federación Departamental de Fabriles de La Paz advirtió con plegarse a las movilizaciones si hasta el martes 13 de enero el Gobierno no soluciona la deuda de salarios de los trabajadores de Enatex.

El miércoles 7 de enero, el ministro de Trabajo, Daniel Santalla, condicionó la cancelación de un salario siempre y cuando los textileros abandonaran las medidas de presión y retornaran a sus fuentes de trabajo.

"Lo que necesitamos, más allá de lo que digan las leyes, es negociar, sentarnos y buscar una salida, porque el futuro es medio negro para los trabajadores, hay que salvar 1.700 fuentes de trabajo", dijo en entrevista con la televisora Cadena A.

La ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales, afirmó que Enatex destinó 12 millones de bolivianos para cancelar los dos aguinaldos y un bono de producción a los textileros, al mismo tiempo, aseguró que todavía hay recursos disponibles para cumplir los compromisos con los trabajadores.