Escucha esta nota aquí

Carlos Diego de Mesa Gisbert comenzó su camino hacia la candidatura presidencial en 2019 dejando en duda a su posible sigla electoral. A las 19:40 de ayer, el expresidente anunció a través de su cuenta de Twitter que hoy, a las 11:00, responderá si acepta la invitación del Frente Revolucionario de Izquierda (FRI) para ser su candidato a la Presidencia. De esa forma, prolonga el misterio desvelado horas antes por su abogado, Carlos Alarcón, que en una entrevista con EL DEBER dijo que estaba absolutamente confirmado que irá por la Presidencia y que lo haría con la sigla del FRI.

Demócratas, Sol.Bo y otras fuerzas mostraron interés en aliarse con él, pero él podría optar por una fuerza política que ayer en la convención nacional que celebró en el hotel Latino, cerca de la terminal de buses de La Paz, ni siquiera llenó el salón para 200 personas con sus dirigentes. A ese lugar llegaron dos excolaboradores de Carlos de Mesa: Alarcón y Saúl Lara. Ambos fueron ovacionados por el FRI.

Entonces el presidente del FRI, Édgar Guzmán, relató que hubo reuniones desde septiembre e incluso se refirió ya al exmandatario como el candidato del FRI para las elecciones, mientras que los militantes coreaban “¡Mesa presidente, Mesa presidente!”. Entregó la invitación a Lara. Él la recibió y al salir se puso la gorra roja de la agrupación política en la cabeza y luego de sacarse decenas de fotos con los dirigentes explicó que era una invitación y que, “en las siguientes horas”, el también periodista e historiador iba a dar una respuesta.

Poco después, Alarcón se animó a más: el hombre del círculo íntimo del expresidente dijo que estaba “totalmente confirmado” que De Mesa será candidato presidencial. Indicó que la alianza con el FRI sella el requisito principal para que pueda ser candidato, porque con ganar la primaria estará habilitado para participar en las presidenciales de 2019. Complementó que tampoco hay ningún obstáculo para que “pueda ser el candidato oficial por el FRI. Eso está completamente confirmado”, desveló.

Sin embargo, el estrecho colaborador de Carlos de Mesa aclaró que esta decisión no cierra el paso a pactos con otras fuerzas. “El expresidente definirá cuál será la estrategia en la lógica para completarlas. Aún está abierto el plazo para las alianzas con plataformas ciudadanas y con otros partidos políticos”, dijo. Aclaró que en cualquier acuerdo deberá estar incluido el FRI.

Ya en la noche, De Mesa publicó en su cuenta de Twitter, devolviendo incertidumbre al ambiente político. “El único que acepta o no una invitación es el invitado. Mi respuesta a la invitación del FRI la haré conocer mañana a las 11:00”. Aparentemente, él planeaba hacer el anuncio en persona a través de un nuevo video y no contaba con que Alarcón se le adelantara.

El dirigente del FRI, Wálter Villagra, declaró, poco después, que aún esperan su respuesta y que nada se podía confirmar. Así, el expresidente, como quien juega a las cartas tras un error, dejó en suspenso un día más a sus seguidores, algo que recuerda los vaivenes de su mandato con renuncias y retornos.

De todas formas, hoy es el principal líder opositor y se ganó ese lugar porque es el único político, en más de una década, que logró pisarle los talones a Evo Morales en las encuestas. Pero la ministra de Comunicación, Gísela López, al comentar un comunicado que el expresidente dio el jueves sobre el fallo en La Haya, criticó su carácter.

“A su estilo, tibio, (De) Mesa, que mantuvo silencio desde el 1 de octubre (posfallo), ahora desliza que en (el) caso marítimo hay que volcar la página, pero ‘con nuevas personas’. Siempre midiendo y calculando qué le conviene políticamente; nunca pensando en la Patria”, escribió López en Twitter. Pero la titular de Diputados fue más dura: “El candidato ‘completamente confirmado’ nos salió novelero...”, escribó Gabriela Montaño.

“Yo no sabía que el señor Carlos de Mesa era de izquierda, porque el FRI es de izquierda. Cómo le irá a hacer después de haber sido candidato con Goni y el MNR. Seguro van a cruzar ríos de sangre”, dijo Édgar Montaño, diputado del MAS.

Con una posición expresada con mayor serenidad, pero con fuerte crítica, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, admitió que fue sorpresivo el anuncio y que De Mesa siempre estuvo presente en el ambiente político. “No era claro si iba o no, si se animaba o no. Si lo hizo, bienvenido por la democracia, por el escenario electoral”.

Advirtió que el MAS tendrá un contendor que forma parte “de los políticos del pasado y que seguramente nos permitirá contrastar lo que fue el país antes frente a la gestión exitosa actual”, añadió. Remarcó que el único candidato fuerte para él es Morales, “por eso no quieren que candidatee, no hay en Bolivia un liderazgo unificador que no sea él. La candidatura de Mesa no nos preocupa”, dijo.

La oposición

El vocero de Demócratas, Vladimir Peña, comentó que De Mesa da una certidumbre al país al decidirse a lanzar su candidatura, y aunque no descartó seguir con la negociación para llegar a una alianza, estableció que su partido podría ir en solitario también.

El diputado de UN, Amilcar Barral, festejó que “por fin” se hubiera decidido a candidatear, “pero hay que recordarle que el FRI creo que tiene solo cuatro personas”. Por su parte, Samuel Doria Medina prefirió esperar hasta las 11:00 de hoy para pronunciarse.

El dirigente del MNR, Luis Eduardo Siles, dijo que sería difícil aliarse con él porque para un sector de su partido lo que ocurrió con ‘Goni’ marca distancias.

MÁS OPINIONES SOBRE LA DECISIÓN DEL EXPRESIDENTE

1.- El senador Edwin Rodríguez recordó que es importante que para derrotar al MAS es importante que se conforme un bloque unitario. “Hay que unirse entre todos”, dijo.

2.- Rolando Aróstegui, cercano a Jaime Paz, dijo que el expresidente apuesta a generar “una alternativa unitaria, plural y progresista”. El candidato deberá salir al final.

3.- Guido Áñez, exministro de Gonzalo Sánchez de Lozada, dijo que Morales y De Mesa se jugaron a fondo con el tema marítimo, y ahora De Mesa busca dejar de ser el perdedor de La Haya como candidato.