Escucha esta nota aquí

El exministro de Gobierno, Sacha Llorenti, el excomandante general de la Policía, Óscar Nina, y el exviceministro de Régimen Interior, Gustavo Torrico han sido excluidos por el Ministerio Público de las investigaciones por la muerte de dos personas durante la represión policial de mayo de 2010 en Caranavi.

Según reveló Claudia Lecoña, abogada de los familiares de los dos jóvenes fallecidos durante la acción policial, en enero de este año el fiscal Leopoldo Ramos firmó la resolución de sobreseimiento a favor de las tres exautoridades.

“Esta resolución refiere que se han tomado todas las previsiones en la intervención y, a pesar de que hay dos personas muertas, las medidas que han tomado son correctas y, con este argumento, se excluye a estas tres personas de la investigación”, indicó Lecoña, según señala la red Erbol un su sitio web.

Solo cuatro policías de bajo rango quedaron formalmente imputados en el proceso de investigación que ya lleva más de cuatro años.

En mayo de 2010, los pobladores de Caranavi mantuvieron bloqueado el acceso a esta población y la carretera al norte paceño durante más de una semana exigiendo la instalación de una planta de cítricos.

En la intervención policial perdieron la vida Fidel Hernani, que sufrió el golpe de una granada de gas, y David Callizaya por impacto de balín.

Sacha Llorenti es actualmente embajador de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Gustavo Torrico asumirá en mayo próximo como asambleísta departamental de La Paz por el Movimiento Al Socialismo, mientras que Óscar Nina se encuentra con detención preventiva en el penal de Palmasola acusado de narcovínculos, cargos por los que se lo dio de baja en la Policía.