Escucha esta nota aquí

En los Óscar, Cannes, Sundance o la Berlinale, el cine latinoamericano brilla cada vez con más fuerza gracias a las historias de una nueva ola de cineastas capaces de conectar con una audiencia más universal.

"El continente está viviendo un período de crecimiento excelente, con proyectos muy interesantes en Chile, Perú y Colombia", explicó a la AFP el crítico mexicano Miguel Cane.

Argentina se lleva este año la palma con "Relatos salvajes", dirigida por Damián Szifrón, que el 22 de febrero intentará dar al país su tercera estatuilla dorada a Mejor film extranjero.

El público de todo el mundo se ha rendido al director Szifrón, de 39 años, que con un punto de genialidad entrelaza seis historias cargadas de violencia y humor negro. En su tierra ha batido récords de taquilla.

La salud del cine argentino ha mejorado sustancialmente desde que en 2009 entró en vigor una ley que obliga a los principales canales de televisión a invertir anualmente en ocho películas y a estrenar dos cada trimestre.

Esta medida ha impulsado la producción local hasta las 150 películas cada año, aunque el actor Ricardo Darín reclama más promoción para que la reforma sea completa.

Las cosas van igual de bien en Chile, que en 2014 celebró un año histórico con 45 películas nacionales.

Sus mayores embajadores son Pablo Larraín, Sebastián Lelio y Alejandro Fernández Almendras, tres directores de menos de 45 años acostumbrados a presentar sus trabajos en Cannes, Venecia y Sundance.

Larraín, que dio a su país la primera nominación al Óscar con "No" (2014), acaba de recibir la ovación unánime de la Berlinale, donde ha estrenado "El Club".,

El cine latinoamericano conquista a una audiencia internacional