Escucha esta nota aquí

Los expresidentes Jorge Quiroga y Jaime Paz Zamora coincidieron, por separado, que la demanda boliviana ante La Haya no exime a que el país realice cualquier negociación diplomática para llevar al Gobierno de Michelle Bachelet a la mesa de diálogo “por las buenas” y no a través de la Corte Internacional de Justicia.

Con esta posición los exmandatarios desvirtúan las versiones periodísticas chilenas que mencionan que dentro del equipo marítimo boliviano hay dos tendencias y discrepancias.

Según un artículo del diario chileno la Tercera, sustentado en “fuentes diplomáticas”, dice que en la reunión del 27 de julio, en Palacio de Gobierno, hubo discrepancias entre los expresidentes por la respuesta que suministró Bolivia a la idea de restablecer relaciones diplomáticas con Chile.

“El canciller, Paz Zamora y, en especial, Rodríguez Veltzé se inclinaron por flexibilizar la respuesta original para no aparecer ante la comunidad internacional como un intento de obstaculizar la normalización de relaciones diplomáticas con Chile”, refirió el diario chileno.

La Tercera sostiene que “Morales no habría estado de acuerdo” y que “se inclinó por establecer nuevas condiciones, a fin de aceptar elevar a nivel de embajadores las relaciones con Chile, que en cinco años se solucionara el acceso soberano al mar y que el papa Francisco fuera garante de esas conversaciones.

“Lo divulgado por los medios chilenos no tiene fuente, esa es una práctica de hace 20 años que no cambia. Por disciplina personal y consecuencia nacional no doy crédito a estas versiones que son matizadas según el interés chileno y son absolutamente falsas”, señaló Quiroga en una entrevista concedida a EL DEBER.

El expresidente Quiroga aseveró que la única vía de solución “requiere de diálogo con Chile y acompañamiento de la comunidad internacional. Qué pedimos en La Haya: diálogo. Qué pide el papa: diálogo.

Qué plantea Bolivia, restablecer las relaciones y solucionar en cinco años el acceso al mar y que Francisco sea garante, propuesta que goza de mi absoluto respaldo. Pedimos lo mismo en todos los ámbitos y está claro, Chile deberá sentarse a dialogar, por las buenas u obligado por la Corte Internacional de Justicia”.

Jaime Paz, que supuestamente apoyaba la otra tendencia, dijo: “No conozco plan A ni plan B. Toda solución pasa por un acuerdo, y con un diálogo. La Haya es una vitrina, lo convierte en un tema mundial, hoy la conoce todo el planeta. Pero Bolivia tiene otras puertas, no es la única, y consideramos que debe tocarlas y abrirlas. No hay divergencia en eso”