Cañeros de la localidad de Bermejo planean sustituir la caña de azúcar por el cultivo de la hoja de coca luego de no participar en la zafra del presente año debido a diferencias con fabriles de la agroindustria y la negativa del Gobierno de financiar otro ingenio.

El secretario general de la Federación de Productores de Caña de Azúcar de Bermejo (Feprocab), René Cachambi, confirmó a EL DEBER que hay el interés de incursionar en la producción de esa milenaria planta si el Gobierno no les transfiere semillas de otros cultivos agrícolas, como arroz o soya, a través de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (EMAPA).

Cachambi dijo que después de la negativa del Gobierno de financiar la instalación de otro ingenio, el sector quiere dejar de cultivar la caña porque genera pérdidas económicas al productor al no entregar materia prima a Industrias Agrícolas de Bermejo Sociedad Anónima (IABSA), cuyos propietarios se oponen a coparticipar en alcohol y azúcar, tal como establece una Resolución ministerial.

Según datos de Feprocab, en el triángulo de Bermejo existen 10 mil hectáreas de tierras aptas para cualquier cultivo agrícola o la hoja de coca.

“Si el Gobierno no nos coopera, los 1.600 productores de caña están decididos a cultivar la hoja de coca como un medio de subsistencia económica porque tenemos familias y debemos sobrevivir de algo”, afirmó Cachambi.

En una reciente visita a Tarija, el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, descartó la posibilidad de invertir en la instalación de otro ingenio, como solicitaba el sector cañero, debido a que existe insuficiente materia prima.

El senador de UD, Fernando Campero, por su parte, expresó que si Gobierno central no da solución al problema del ingenio, una salida puede ser el cultivo de la hoja de coca, ya que en la Argentina existe un mercado gigante para su uso tradicional.