Escucha esta nota aquí

El portavoz de la causa marítima y expresidente de Bolivia, Carlos Mesa, afirmó que Chile ingresó al juego iniciado por el país, advirtió desconcierto en el Gobierno de Michelle Bachelet y anticipó una tercera fase del litigio, donde se jugarán las cartas más fuertes. 

"Chile ha entrado al juego de Bolivia, el Canciller Heraldo Muñoz ha entrado en el juego y eso ha generado desconcierto, y paralelamente a las declaraciones han habido acciones, al punto que Chile ha dicho que no va a buscar adhesiones internacionales, claro, porque no las va a encontrar", manifestó el representante a radio Fides.

Conoce más: Chile reitera su oferta de diálogo sin condiciones


El historiador y comunicador sostuvo que las declaraciones que realiza el presidente Evo Morales, que pueden parecer altisonantes o agresivas, surten un gran efecto a favor de la causa, pero dejó en claro que solo habla del mar y de fútbol con el mandatario, no de política interna. 

"Con el presidente no hemos firmado ningún documento, cuando nos reunimos solo hablamos de dos cosas, del tema marítimo y de fútbol. Con el presidente no sería pertinente conversar de temas de la política interna, tenemos una relación cordial y respetuosa", agregó el personaje del año de la emisora nacional. 

Lee también: Bachelet admite que 2015 fue ‘el peor’ de su gestión

Aseveró que "le da la impresión" que el agente José Miguel Insulza toma las riendas de la política chilena frente al litigio en la Corte Internacional de Justicia, calificó de audaz a Morales y dijo que el abrazo de Charaña (1975) es uno de los momentos más brillantes de Hugo Banzer. 

"Me da la impresión que quien está tomando las riendas del litigio es José Miguel Insulza, el hombre formado, no por sobre el Canciller, peo sí en la dirección y discurso que se está tomando. Ahora no es el diálogo sí, pero cerrado, parece que eso está cambiando", acotó Mesa. 

Puedes ver: Chile ve poco efectivo el trabajo de sus voceros


Aseveró que "el Canciller Muñoz se enclaustró excesivamente en un par de conceptos de una dureza y de una inflexibilidad tal que limitan la posibilidad de Chile de encarar la segunda fase del juicio", anticipando una tercera, en la que Bolivia jugará sus cartas más fuertes.

Comunicó también que tuvo la posibilidad de socializar la causa marítima con 109 personalidades, entre presidentes, vicepresidentes, ministros de relaciones exteriores y otras autoridades, de 67 países y valoró el apoyo del Canciller David Choquehuanca y otras autoridades. 

Averigua más: Denuncian "conspiración prochilena" contra el país


Finalmente dijo que "si Evo Morales recibe un No el 21 de febrero, no debilita la política marítima y saludo que el presidente haya decidido llamar a la reunión con los asesores (extranjeros) después del referendo, eso demuestra que la política marítima está por encima de los intereses personales".