Escucha esta nota aquí

Las manecillas del reloj se adelantan media hora en Venezuela. Cambio de horario, centros comerciales a media luz, asuetos y jornadas laborales reducidas son algunas de las medidas del Gobierno para paliar la severa crisis de electricidad generada por el fenómeno El Niño en este país petrolero, ya golpeado por penurias económicas.

"La decisión que ha tomado el presidente (Nicolás Maduro) es volver al huso horario de cuatro horas menos con respecto al meridiano de Greenwich (-04:00 GMT)", anunció este viernes el ministro para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza.

A partir del 1 de mayo Venezuela regresa al horario que existía hasta el 9 de diciembre de 2007, cuando el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), fijo la hora en -04:30 GMT.

El país petrolero, que vivió una dura crisis eléctrica en 2010, sufre apagones sobre todo en las provincias, y racionamientos de agua que en Caracas dejan amplios sectores sin servicio hasta tres días a la semana, lo que aumenta las dificultades cotidianas.

Acompañado de los ministros de Educación y Energía, Arreaza precisó la decisión que anunció el jueves el propio Maduro, como parte de un plan especial que emprendió el gobierno para enfrentar la sequía, que mantiene en niveles críticos los 18 embalses del país.

El ministro comentó que es en las noches, cuando la gente regresa del trabajo, jornadas de estudio y otras actividades, el momento en que se encienden las luces y los aires acondicionados, que se genera el mayor consumido de energía.

Para el presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, estas medidas son un "disparate". Pero Maduro aseguró que las aplica para no tener que recurrir por ahora a aumentos en las tarifas del servicio de agua y electricidad, altamente subsidiados en Venezuela, y evitar racionamientos programados.

Lunes, un día no laborable

Como un "puente de ahorro energético", el presidente también decretó el lunes 18 de abril día no laborable para el sector público (incluidos colegios y universidades), aprovechando que el martes es feriado por fiesta patria.

La semana pasada había declarado los viernes libres para el sector público, durante los próximos dos meses, por lo que los funcionarios recién volverán al trabajo el próximo miércoles.

Maduro ya había bajado el horario laboral a seis horas diarias en ministerios y empresas públicas, y decretado la Semana Santa como no laborable para el sector público y privado, lo cual, señaló, ha resultado exitoso para el ahorro de energía.