Escucha esta nota aquí

La tradicional celebración en la Chiquitania de la festividad de la asunción de la Virgen María al cielo, conocida como La Asunta, ha sido reemplazada por los rituales de bailes con música y trajes típicos de Cochabamba en honor a la soberana de Urkupiña, que se impuso en el oriente con la afluencia de miles de migrantes desde la capital del valle.

Ascensión, Concepción, San Ignacio, San José, Puerto Suárez y Quijarro, por citar seis ejemplos, vivieron ayer una jornada colmada del colorido folclore andino.

En la capital de Velasco el baile de la morenada empezó en el mercado central y llegó hasta la catedral, donde los devotos de la mamita de Urkupiña participaron del oficio de una misa.

Se trata de una tradición religiosa popular que se extendió por el país. A esta expresión cultural se sumó la gente chiquitana poniendo en práctica la interculturalidad entre los habitantes de los andes y las tierras bajas. La celebración dura dos días y hasta tres días. Muchos viajaron a Cochabamba, al santuario de Urkupiña