Escucha esta nota aquí

El canciller de Chile, Heraldo Muñoz, consideró que las autoridades bolivianas han recurrido a las descalificaciones en el debate público por la demanda marítima y aseguró que el Gobierno del presidente Evo Morales pide diálogo pero no da ejemplo al respecto.

"El respeto mutuo es la base elemental de cualquier diálogo. El Gobierno boliviano habla mucho de diálogo, pero no lo practica", dijo Muñoz en una entrevista que publica este domingo el diario El Mercurio.

El ministro de Relaciones Exteriores sostuvo que Chile ha defendido su postura en la demanda que presentó Bolivia para obtener una salida al mar "con firmeza pero con respeto a las autoridades y el pueblo bolivianos", algo que, en su opinión, no ha ocurrido desde el lado boliviano.

"No ha habido de parte de ningún personero de Gobierno un insulto, un epíteto, una agresión verbal en contra de los gobernantes bolivianos. En cambio ellos se han referido a nosotros en los peores términos, descalificando incluso a la presidenta de la República", señaló Muñoz.

Bolivia demandó en 2013 a Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para que ese tribunal obligue a Chile a negociar una salida soberana al Océano Pacífico, que el país andino perdió en una guerra en el siglo XIX.

En las últimas semanas el gobierno de Morales ha aumentado sus acciones comunicacionales para explicar los fundamentos de su reclamo y este marzo está prevista la visita a Chile del expresidente boliviano Carlos Mesa, que es el portavoz internacional de la demanda ante la CIJ.

El canciller chileno consideró que estas acciones buscan dar la imagen de que en Chile existe división en torno a la demanda y aseguró que Bolivia "tiene más confianza en su campaña político-comunicacional que en su argumentación jurídica".

Entre el 4 y el 9 de mayo se realizarán en La Haya las vistas orales de la objeción preliminar que presentó Chile para que la CIJ se declare incompetente para juzgar la demanda de Bolivia.

Ello porque Chile sostiene que los límites entre ambos países quedaron establecidos definitivamente en un tratado suscrito en 1904 y la CIJ sólo puede pronunciarse sobre litigios surgidos a partir de su creación, en 1948.