Escucha esta nota aquí

El Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) procedió ayer a colocar un precinto de clausura en la puerta de ingreso del hospital Japonés, debido al impago de impuesto correspondiente a la gestión 2008.

Víctor Hugo Zambrana, director de dicho nosocomio, explicó que se trata de un impuesto correspondiente a la gestión 2008 que debía ser pagado por el gobierno municipal, toda vez que en aquella época los nosocomios de tercer nivel dependían de la Alcaldía cruceña.

No obstante, Zambrana aclaró que la administración del hospital procedió al pago inmediato de la deuda, por lo que se evitó la alteración en la atención de los pacientes. “Es un tema técnico-administrativo que no significa que se haya suspendido algún servicio o la asistencia que brinda el hospital a los pacientes”, manifestó.

Según el galeno, el pago del impuesto que exige el SIN es de 3.000 Unidades de Fomento a la Vivienda (UFV), lo que equivale a Bs 6.120. El hecho inédito tuvo repercusión en las redes sociales, pues llamó la atención que un hospital que pertenece al sistema público de salud sea clausurado.

Algunos médicos y enfermeras que trabajan en dicho centro asistencial se mostraron sorprendidos por la medida. EL DEBER intentó conocer la opinión del SIN, pero desde la Unidad de Comunicación en La Paz se informó de que no era posible. Pese al revuelo, la atención en el hospital fue normal.

La gobernadora Ruth Lozada lamentó el hecho, pues considera que un hospital público debería estar exento del pago de impuestos, porque atiende en su mayoría a personas sin recursos.

Alcaldía pide un informe
El secretario de Salud de la Alcaldía, Raúl Hevia, dijo que pidió un informe al área administrativa para establecer si hubo daño al Estado y si hay posibles responsabilidades. Aclaró que en esa época los hospitales eran administrados por sus directores y que debían presentar sus descargos a la comuna