Escucha esta nota aquí

En las seis servocunas (incubadoras neonatales) de la sala donde reciben a los prematuros recién nacidos en la maternidad Percy Boland hay 18 bebés; es decir tres niños en cada habitáculo acondicionado para aislar a un paciente, hacinamiento que puede desencadenar en un brote epidémico infeccioso con consecuencias fatales.

Así lo comprobó Jorge Paz Yabeta, representante de la Defensoría del Pueblo en Santa Cruz, en una inspección realizada ayer en el maternológico, donde las autoridades le informaron de que el centro de Neonatología necesita al menos 100 unidades de terapia intensiva para equilibrar la demanda de atención en dicho hospital de tercer nivel que tiene 50 incubadoras en las salas de terapia intensiva y terapia intermedia, pero todo el año permanecen saturadas de pacientes.

El hacinamiento en la maternidad Percy Boland se acentuó a comienzos de este año poco después de que finalizara un convenio con clínicas privadas de la ciudad, que prestaban servicio neonatal con recursos pagados por el municipio, entidad que no renovó el acuerdo aduciendo asuntos de jurisdicción.

Paz Yabeta se empapó del problema hablando con el director médico, Federico Urquizu, con personal administrativo y con representantes del sindicato, testimonios que lo llevaron a entender la gravedad de la situación en el único hospital público de Santa Cruz que atiende a niños con prematurez extrema.

Causas de la sobresaturación

El representante de la Defensoría anotó las falencias. 1.- La maternidad no creció acorde con el desarrollo poblacional de Santa Cruz; por lo tanto, se necesita la ampliación y modernización de la infraestructura y el equipamiento con 100 unidades de terapia intensiva, además de las 50 existentes.

2.- El personal es insuficiente. Se requieren por lo menos 100 ítems para médicos y enfermeras.

3.- El control prenatal está fallando en los hospitales de primer y segundo nivel porque, de los contrario, los casos de prematurez no fueran tan frecuentes.

4.- Se está presentando un fenómeno social que debe ser indagado: el incremento de madres prematuras comprendidas en las edades de 10 a 15 años, personas que biológicamente no están preparadas para ser madres.

5.- En lo administrativo y manejo financiero, las autoridades de la maternidad no han podido cobrar una deuda de Bs 14 millones al municipio por las prestaciones brindadas a pacientes del segundo nivel, lo cual impide reinvertir esos ingresos en sus necesidades más elementales.

“La situación es crítica. Los médicos se sienten desprotegidos y son conscientes de que en cualquier momento los pueden acusar de negligencia y no se ve una solución al problema. Nosotros, como Defensoría del Pueblo, exigimos a las autoridades de los tres niveles (municipio, Gobernación y Gobierno nacional) que pongan toda la atención a la problemática de la maternidad, que por encima de las mezquindades políticas lleguen a un acuerdo en defensa del derecho a la vida y a la salud del binomio madre-hijo”, manifestó Paz.

El director del hospital, Federico Urquizu, por su parte, alertó que la maternidad “ya no da más” para soportar la cantidad de pacientes con embarazos que requieren de atención en unidad de terapia intensiva o intermedia.

“Nuestra preocupación son los recién nacidos que requieren de terapia intensiva. Preocupa hartísimo que pueda pasar algo malo y las autoridades nacionales no dicen nada. Nosotros tampoco podemos decir no a las pacientes, porque estamos hablando del binomio madre-niño y no hay cómo decir no, porque son pacientes de emergencia, que requieren atención inmediata. La sala del recién nacido, cuyo objetivo es tener al bebé hasta que la madre se recupere, se ha convertido en terapia intensiva e intermedia. En las seis servocunas deberían haber seis recién nacidos, pero están de dos en dos o de tres en tres. Los riesgos son grandes, puede haber óbitos, puede haber infecciones, o sea la parte epidémica es un riesgo grande”, explicó Urquizu.

Paro de 72 horas

El sindicato de trabajadores de la maternidad anunció un paro de 72 horas a cumplirse a partir de las cero horas de hoy. Marlene Salvatierra, secretaria ejecutiva del gremio, dijo que están exigiendo a los tres niveles de gobierno el pago de Bs 14 millones adeudados al hospital, la compra de incubadoras, la dotación de recursos humanos y el mejoramiento de la infraestructura.

“Hemos pedido audiencia con el gobernador y con la ministra para hablar del tema. No puede ser que en el siglo XXI haya cuatro bebés en una incubadora. Aparte de eso se nos viene el SUS; qué vamos a hacer si no tenemos condiciones”, se preguntó Laura Rojas, secretaria de conflictos de la Federación de Salud.

La ministra de Salud, Gabriela Montaño, estuvo ayer en el Hospital Oncológico y dijo tener la predisposición para hablar con todas las autoridades de salud.