Escucha esta nota aquí

Los alegatos finales en el juicio que instauraron nueve familiares de las víctimas de la denominada ‘guerra del gas’ fueron el momento elegido por los abogados para lanzar acusaciones y contracusaciones por sus clientes. Los abogados del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada atribuyeron las muertes de octubre de 2003 a “fuego cruzado”, mientras que los familiares de las víctimas sostienen que el número de muertos militares -dos de más de 50 civiles- descalifica la idea del ‘enfrentamiento’.

Para Joseph Sorkin, abogado de los demandantes, quedó probado que los dos demandados “precipitaron las muertes” de civiles al implementar el Plan República para sofocar las protestas con fuerzas militares; pero Ana Reyes, abogada de la otra parte, dijo que no hay evidencia alguna de que el expresidente y el exministro Carlos Sánchez Berzaín ordenaran matar civiles.

Sorkin también rechazó el argumento de la defensa, que sostuvo que las muertes objeto de la demanda se deban a “fuego cruzado” y, en ese sentido, recalcó que sus testigos vieron disparar a los militares y recordó que el soldado Edwin Aguilar dijo que se dio la orden “de disparar a lo que se moviera”. Añadió que fueron dos o tres militares los que murieron en las protestas y se preguntó: “¿Es eso proporcional?”.

Las pruebas

La defensa de Sánchez de Lozada dijo que no hay la evidencia de que los Sánchez sean responsables de las muertes y consideró que este fue un juicio “basado en emoción, no en pruebas”.

De ese modo, afirmó que no hay evidencia de que las dos exautoridades tengan vinculación con las muertes ni que sean responsables de las mismas y subrayó que el Plan República no ordenaba matar civiles, según el reporte de la agencia EFE.

Para la abogada, los manifestantes de entonces “por supuesto estaban armados” y recordó la opinión de un experto en balística, David Katz, quien señaló que en varios casos las balas vinieron de arriba y no del nivel de calle donde estaban los militares. 

Aunque omitió mencionar que Katz en su testimonio admitió que estudió balística después de que fuera contratado por la defensa y que es un instructor de tiro.

Según la abogada Reyes, el informe de ese perito puede indicar que las balas provenían de enfrentamientos entre ambos bandos más lejanos.

Los otros actores

Pero al margen de los testigos, las dos partes se enfrascaron en la presencia de Evo Morales y Felipe Quispe en esos hechos y los acusados los responsabilizaron de los eventos de hace 15 años, mientras que los demandantes afirmaron que la defensa tuvo una obsesión permanente por el caso.

Ayer, las víctimas emitieron un comunicado en el que afirman que llegaron hasta esta etapa sin mayores recursos y desconociendo las leyes de EEUU, pero juzgaron a Goni.

Otros juicios 

David Greenlee
Ayer apareció una declaración del exembajador de EEUU en Bolivia, quien dijo que los hechos de 2003 fueron por indisciplina militar.

Las familias
Creen que este juicio fue desigual porque tuvieron que enfrentar un sistema judicial desconocido para ellos y que no conocían a nadie.

15 años
La dirigencia de las víctimas afirmó que llegó el final de un proceso que les llevó 15 años impulsarlo.

 

Tags