Escucha esta nota aquí

Cuando se pensaba que Petrolero amargaría a Destroyers y forzaría con un triunfo el tercer partido extra por el indirecto, el delantero Ángel Cuéllar apareció para anotar el tanto que le terminó dando el ascenso al equipo cruceño y lograr el tan ansiado retorno a la Liga tras 10 años de ausencia.

El atacante, que había tenido una participación discreta en el juego, aprovechó un error en el sector derecho de la última línea del cuadro chaqueño para recibir un balón, dominarlo y rematar cruzado ante la salida del portero Juan Carlos Robles y el cruce de un defensor.

El balón terminó en el fondo (75’), provocando el 1-1 y haciendo despertar a la gente que se dio cita en el Tahuichi, pues los cuchuquis no la pasaban bien y el gol les dio aire para controlar el compromiso y jugar con la desesperación del rival.

“Fue fundamental esperar para anotar en el momento preciso. Entramos en la historia de la Liga Profesional. Este logro se lo dedico a mi mamá, que falleció hace unos días”, manifestó Cuéllar tras el final del compromiso, que celebró mostrando con una camiseta blanca la foto de su señora madre.