Escucha esta nota aquí

Algunas tecnologías ya existen y otras requieren de unos dos años para que estén listas para ser utilizadas.

Magic Leap. Oculus quiere transportarnos a un mundo virtual de diversión y juegos, pero Magic Leap quiere llevar la diversión y los juegos al mundo en que ya vivvimos. Tuvo que crear una alternativa al 3D estereoscópico, algo que no interrumpa la forma en que normalmente vemos las cosas.

En esencia, ha desarrollado un diminuto proyector que envía luz a nuestros ojos, una luz que se mezcla muy bien con la luz que ya recibimos del mundo real. Algún día podremos tener un videochat con alguien que está lejos pero que podrá sentarse en la sala.

Biopsia líquida. El médico chino Denis Lo ha desarrollado una prueba que busca el cáncer basada en una sencilla extracción de sangre.

Las células cancerígenas moribundas liberan ADN a la sangre del enfermo. En las primeras fases de la enfermedad la cantidad es prácticamente invisible y queda oculta por el ADN sano que también circula. Por eso resulta difícil medirlo. Pero ya se hace.

Ósmosis inversa. El proceso usa una gran cantidad de energía para forzar el paso del agua salada del mar por membranas de polímero con poros lo suficientemente pequeños como para permitir el paso del agua dulce al tiempo que impiden el paso de los iones de sal. Era un proceso caro hasta que en Israel se probó que era posible hacerlo a bajo costo. Provee agua a miles de personas. Es el agua que proviene del mar más barata del mundo.

Ultrafotosíntesis. En diciembre de 2014, varios genetistas de Filipinas y el Reino Unido anunciaron que habían diseñado plantas de arroz que llevaban a cabo la fotosíntesis de forma más eficiente, como hacen el maíz y muchas malas hierbas de crecimiento rápido.

El avance facilita los esfuerzos de los científicos por aumentar radicalmente la producción de arroz y, potencialmente, de trigo. Llega en un momento en que los rendimientos de estos dos cultivos, que en conjunto alimentan a casi el 40% del mundo, se están estabilizando peligrosamente, por lo que cada vez es más difícil cumplir con la creciente demanda de alimentos.

Proyecto Loon. Hay 4.300 millones de personas sin acceso a internet. Con este proyecto, que usa globos de helio de 15 metros de altura, Google piensa llegar con internet a los lugares más remotos.
Cada globo carga con una góndola en forma de caja cargada con electrónica que recibe energía del Sol.

Estos equipos conectan a través de radio con una red de telecomunicaciones en el suelo y envían cobertura de internet móvil a gran velocidad.

El nombre del proyecto fue escogido por su asociación con el vuelo y con la locura. En inglés loon significa loco pero también es una abreviación de balloon, globo