Escucha esta nota aquí

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudc) ha presentado este lunes su informe anual del monitoreo de cultivos de coca en Bolivia, que abarca la gestión 2014. El documento señala que en un año el país ha erradicado 2.600 hectáreas el año pasado y que la superficie de cocales excedentarios se redujo en un tercio en cuatro años.

Bolivia había cerrado la gestión 2013 con 23.000 hectáreas y de esa cantidad el pasado año se redujo un 11%. Antonino De Leo, representante de la Onudc, al momento de la presentación del informe, felicitó al Gobierno por los logros obtenidos.

De Leo hizo notar que de 2010 a 2014 “el área de cultivos de coca disminuyó en 10.600 hectáreas, lo que representa una reducción de más de un tercio”.

Entre el Chapare de Cochabamba y los Yungas de La Paz, regiones en las que se concentra el 99% de cocales, el primero presentó rebaja de 15.700 a 14.200 hectáreas mientras que el trópico cochabambino, mermó su producción del arbusto de 7.100 a 6.100 hectáreas.

En las 22 áreas protegidas que tiene Bolivia, equivalentes al 22% del territorio nacional, los sembradíos de la hoja milenaria están prohibidos; sin embargo, en 2014 se han detectado 214 hectáreas, señala la Onudc.

La Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas, más conocida como la ‘1008’ y que rige desde 1988, establece que los cultivos de coca en el país no deben sobrepasar las 12.000 hectáreas. Esta producción tiene como fin el acullico, el uso medicinal y alimenticio.