Escucha esta nota aquí

El sorpresivo desmarque de Jaime Paz Zamora desportilla o genera un quiebre en la iniciativa del Gobierno de Evo Morales de mandar al mundo un mensaje de unidad férrea respecto a la demanda marítima boliviana que se procesa en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Que Paz Zamora no viaje con la comitiva boliviana de expresidentes, excancilleres y representantes de sectores sociales, es una decisión colectiva del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) destinada a mostrar que en Bolivia no existe una unidad como la que quiere mostrar Evo Morales, reveló Rolando Arostegui, uno de los ideólogos miristas que acompañó a Jaime Paz Zamora en el anuncio de que no irá a La Haya en La Paz.

El exmandatario y líder mirista argumentó que unidad es lealtad, no insultar, es ser noble, no soberbio; congregar, no dispersar y que no habrá mar sin una democracia respetada y respetable, que reconozca la voluntad del pueblo expresada el 21 de febrero. "El presidente (Evo Morales) divide permanentemente y nos muestra: queremos mar o queremos democracia. Y esta división no debemos fomentarla. Un tema de unidad lo convierte en una forma de división confundiendo que si uno apoya el tema del mar, se apoya políticamente al presidente", remarcó.

Para Paz Zamora no se debe perder de vista que así como todos los bolivianos quieren el mar, también quieren que se respete el No a la repostulación de Morales establecido en el referéndum del 21 de febrero de 2016. Los miristas aseguran que prefieren ser claros ante el país de que tienen una percepción de que existe uso político del tema marítimo por este Gobierno, aunque puedan ser impopulares.

En la conferencia de prensa realizada en la sede de Gobierno, recordó que fue el primero en aceptar la invitación para ir a los alegatos a Holanda, pero días después observó algunas posturas incoherentes desde la Cancillería, donde no se habla de una demanda de acceso soberano al Pacífico. Considera que partir de la carta oficial de invitación del canciller Fernando Huanacuni, donde pone entre comillas y letra distinta del resto del texto, “nuestra demanda marítima, obligación de negociar acceso al Océano Pacífico Bolivia-Chile”, puede abrirse un nuevo destino para Bolivia.

También hizo referencia a las declaraciones públicas que hizo hace algunos días Eduardo Rodríguez Veltzé, delegado ante La Haya, en la que señaló que la demanda “puede abrir nuevos escenarios y condiciones para retornar al Pacífico. A eso, pues, lo llamo una adivinanza”, declaró.

“Tomé la decisión de disculparme y no ir a La Haya, prefiero como todos los compatriotas, esperar el resultado en territorio nacional, deseando que las cosas salga bien”, manifestó al señalar un error en la carta de la Cancillería porque no es “acceso” lo que hay que negociar porque ya existe, sino recuperar la cualidad marítima de Bolivia.

El exmandatario ve contradicciones en la política interna de Evo Morales porque quiere oponer La Haya contra el 21F, el mar contra la democracia y la libertad. “En el fondo de mi corazón siento que nos chantajean o mar o 21F y resulta que está mal. En el interior está mal porque nos dividen cuando lo que buscan es unidad”.

Incoherencias

Paz Zamora dijo no entender porque después del 27 de febrero cuando recibió la invitación formal, el presidente Evo Morales lanza una ráfaga de 11 tuits entre el 1 al 5 de marzo, “haciéndome pelota, en término bolivianos. Me insulta, me calumnia, podía esperar el retorno de La Haya para insultarme”.

“Entonces dije no puede ser, es mejor que me quede con mis compatriotas, mejor seamos sinceros y yo diré mis verdades y mostrar las sombras que me invaden en este momento el alma”, expresó al cuestionar también un artículo de opinión de un expresidente (Carlos Mesa) señalando que el tema del mar es la causa mayor, sin tomar en cuenta que la causa mayor del momento es la defensa de la democracia.

Durante el fin de semana el canciller Fernando Huanacuni informó que los 15 invitados debían cubrir sus gastos para el traslado a la sede del tribunal internacional, a la par de ponderar la diversidad del grupo de representantes.

Paz era parte de los cuatro exmandatarios que integraban la delegación, Carlos Mesa, Jorge Tuto Quiroga y Guido Vildozo, además de excancilleres, presidentes del Legislativo, dirigentes de organizaciones sociales y del empresariado.

Entre el 19 al 28 de marzo tendrán lugar las argumentaciones verbales dentro del litigio iniciado en 2013 por Bolivia y que pide a Chile un diálogo de buena fe en base a los compromisos incumplidos para solucionar el centenario diferendo.