Escucha esta nota aquí

Unas 100.000 personas protestaron este lunes por la noche en varias ciudades de Alemania contra el movimiento islamófobo Pegida, que reunió por su parte a varios miles de manifestantes en su feudo en Dresde (este), según un recuento de la agencia DPA.

Días después de los atentados yihadistas en París, los partidarios de la tolerancia eran unos 30.000 en Leipzig (este), 20.000 en Múnich (sur), 17.000 en Hanóver (norte) y 4.000 en Berlín, entre otras ciudades.

La policía cifró, por su parte, en 25.000 los asistentes a la marcha convocada por Pegida en Dresde, donde por décimosegunda vez descendieron a la calle para denunciar una islamización, a su juicio, de Alemania.

La canciller Angela Merkel afirmó el lunes que el Islam "pertenece a Alemania", en respuesta a esta denuncia.

La canciller participó el domingo junto al presidente francés, Francois Hollande, de la multitudinaria marcha en París en homenaje a las víctimas del terrorismo. 

"El ex presidente Wulff dijo que el Islam pertenece a Alemania. Eso es cierto. Comparto esa opinión", dijo Merkel.

En la capital de Sajonia, muchos portaban pancartas con referencias a los atentados parisinos: "No podéis matar nuestra libertad", o "Libertad de pensar en lugar de terror salafista".

La organización convocante llamó en esta ocasión a rendir homenaje a las "víctimas del terrorismo de París" e instó a sus simpatizantes a manifestarse con un brazalete negro.

Manifestación anti islámicos cobra fuerza

Desde octubre, Pegida (acrónimo de Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente) protesta cada lunes contra el islam y los migrantes que solicitan asilo.

Este lunes alcanzaron su récord de participación, al lograr reunir a 25.000 personas, un aumento importante respecto a los 500 manifestantes del 20 de octubre.

La calles de Dresde contaron también con 8.700 contramanifestantes a favor de la tolerancia.

La jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, había anunciado que participaría el martes en la marcha por una "Alemania abierta y tolerante" organizada en Berlín por líderes musulmanes para condenar los atentados de la semana pasada en Francia.