Escucha esta nota aquí

La jueza instructora de Yapacaní, Virginia Canchari, dictó ayer la libertad con medidas sustitutivas para el piloto militar Yimy Urzagaste Zabala (34) y para su esposa, M.G.V., dentro del proceso que el Ministerio Público les sigue por el presunto delito de simulación.

Urzagaste, piloto de instrucción en el Grupo Aéreo 61 de Roboré, apareció maltrecho en Yapacaní el 27 de enero y contó la historia de que había sido secuestrado por varias personas que lo tuvieron cautivo en un lugar oculto hasta que escapó.

Empero, el fiscal Renzo Estévez dijo haber hallado contradicciones en el militar y en su esposa, por lo que decidió procesarlos por el delito de simulación, cuya pena privativa no excede los tres años. Por lo tanto, en este caso no procede la detención preventiva.

De ese modo, la pareja se benefició con medidas sustitutivas: arraigo, asistencia periódica ante el fiscal, presentación de dos garantes y prohibición de frecuentar ciertos lugares. Urzagaste mantuvo su versión sobre el secuestro y dijo estar llano a cualquier pesquisa