Escucha esta nota aquí

El Ministerio de Salud (Minsa) de Perú elevó la alerta sanitaria en siete regiones del país y en los establecimientos de salud del área metropolitana de Lima ante el aumento del riesgo de transmisión de la fiebre chikunguña.

Mediante una resolución ministerial publicada este lunes en el diario oficial El Peruano, el Gobierno decretó la alerta amarilla para las regiones de Callao, Tumbes, Piura y Lambayeque, en la costa, Cajamarca, en la sierra, y Loreto y Ucayali en la selva amazónica.

Los argumentos del Gobierno peruano para elevar la alerta ante la fiebre chikunguña son "una gran dispersión" del mosquito Aedes aegypti, transmisor de esa enfermedad y del dengue, "índices de elevado riesgo y elevada migración de los países vecinos, especialmente de Colombia y Venezuela".

Las autoridades sanitarias de Perú registraron once casos "importados" (contraídos en el extranjero) de fiebre chikunguña en los últimos seis meses de 2014 y hasta el momento no se ha registrado ningún caso autóctono.

Las once personas registradas en Perú por casos de chikunguña contrajeron la enfermedad en Venezuela, Colombia, República Dominicana, Puerto Rico y Guatemala, y posteriormente ingresaron a territorio peruano, donde fueron atendidos.

¿Qué es la alerta amarilla?

La alerta amarilla es la situación inminente, o alta probabilidad, de ocurrencia de un evento adverso o destructivo, lo que obliga a los establecimientos de salud implicados a adecuar su capacidad de respuesta para atender de forma oportuna y adecuada los posibles casos que se presenten, según un comunicado del ministerio.

La alerta verde se mantiene, mientras tanto, en el resto de establecimientos sanitarios del país, después de que el Ministerio de Salud aprobara en septiembre ese nivel para todos los centros médicos a nivel nacional.