Escucha esta nota aquí

Diga lo que diga Donald Trumph y compañía sobre los mexicanos y sobre los latinos, los rasgos hermosos de su gente, la simpatía que derrochan y la alegría de su música le ponen sabor al mundo. Este superpoder se demostró el jueves en los primeros Latin American Music Awards, en EEUU, donde se vivió una gran fiesta artística, que merecía premios para todos, pero como no era posible, los privilegiados fueron Enrique Iglesias, que cante solo o en ‘bollo’ siempre lo hace bien, por ello ganó cinco premios, y J Balvin, que obtuvo el más esperado: nuevo artista del año (y pensar que ambos estuvieron en el Tahuichi Aguilera...). La noche fue conducida por una hermosa y rejuvenecida Lucero.

Iglesias fue elegido artista del año, artista masculino favorito y por El perdón, junto con Nicky Jam, sencillo del año, colaboración favorita y canción streamming. Mientras que la artista femenina favorita, premio más importante para ellas, se lo llevó Gloria Trevi, que aunque sea con ‘ayudita’ cada vez aparece más joven y despampanante.

Ricky Martin, que volvió a sonar con fuerza en las radios con La mordidita, ganó la canción favorita de pop/rock con su hit y su disco A quien quiera escuchar le mereció ser el dueño del álbum del año. The Boss (Daddy Yankee) es el artista masculino favorito urbano y, en el mismo género, Sígueme y te sigo, la canción favorita. Y bien le va a Marc Anthony con el reguetón, pues La gozadera, cantada con Gente de Zona, es la canción favorita tropical