Escucha esta nota aquí

Más de seis horas demoró la audiencia cautelar del ex gobernador beniano Carmelo Lens para definir su situación jurídica. Después de los alegatos de los representantes del Ministerio Público y de la defensa de la exautoridad, el juez segundo Penal Cautelar, Jesús Martínez, dispuso detención para Lens y en el transcurso de hoy deberá ser trasladado por efectivos policiales al penal de Mocoví.

La defensa presentará la apelación de esa resolución, anunció el abogado defensor de Lens, Guido Melgar, y explicó que en la audiencia el juez Martínez sobrevaloró las fotocopias simples que presentó el Ministerio Público sobre la supuesta transferencia de un jeep Vitara a cambio de financiamiento de proyectos en la provincia Cercado con recursos públicos.

El exgobernador es investigado por los supuestos delitos de incumplimiento de deberes, cohecho pasivo, uso indebido de influencias, beneficios en razón al cargo y enriquecimiento ilícito. Durante la audiencia, el juez observó que en la detención del ex gobernador se incumplieron algunos pasos procedimentales, por lo que calificó la aprehensión de ilegal. En el proceso, que se desarrolló con más de tres recesos de por medio, asistieron personeros del Gobierno.

Su verdugo
Luis Enrique Monasterio Chávez no quiere hablar de ese hijo que le duele tanto. Parco, canoso, delgado, se excusa casi escondiéndose debajo de una gorra. Ha salido del caserón en el que vive en Trinidad (Beni), ubicado a unos pasos del estadio municipal Lorgio Yoyo Zambrano. Tan amable como agobiado, se abstuvo de hablar porque cualquier cosa que diga puede afectar, por política, en el juicio que enfrenta el mayor de sus herederos.

“No sé adónde se ha ido. Desapareció. Él tenía tres abogados, uno carísimo de Santa Cruz que le cobró $us 30.000 por defenderlo y otros dos más. Pero ahora no está y no sé nada. Ahora sus partidarios, los que compartieron en política con él, lo acusan”, se lamenta el hombre, un conocido empresario lechero.

Su hijo, Luis Enrique Monasterio Gutiérrez, fue el subgobernador de la provincia Cercado, jurisdicción de la capital de Beni. Llegó al cargo vestido de verde y abrazado de Ernesto Suárez y de Moisés Shriqui en la campaña de 2010. “Eran compañeros, creo que ‘Chino’ hasta sacó más votos que Ernesto y que el general en Trinidad”, recuerda el hombre mayor antes de despedirse. Y todo aquel que acompañó la carrera electoral de Carmelo Lens para gobernador de Beni, en 2013, sabe que hicieron campaña juntos.

Prófugo
Hoy día, la cara de ‘Chino’ Monasterio aparece en afiches de la Policía. Hojas bond sencillas con impresión a color, con un rótulo de búsqueda y captura que dice su nombre completo, certifica sus 36 años y que está acusado de ‘conducta antieconómica’.

Toda esa información va acompañada de una fotografía del exsubgobernador en la que viste una camiseta de color plomo, cabellos crespos, nariz ancha, ojos grandes y hundidos. Monasterio era de Primero el Beni. Desde su celda, Lens lo recuerda cercano en la primera época de su administración.

Pero, una declaración bastó para enlodar a los viejos compañeros: acusó al exgobernador de haber recibido un vehículo de uso particular en 2013 a cambio de financiamiento de obras con fondos públicos y a Suárez de desviar dineros de proyectos para la campaña a la Vicepresidencia