Escucha esta nota aquí

Un niño de tan solo dos meses de vida, quedó en condiciones paupérrimas luego de que el anterior viernes, su madre Ángela Patricia (22) falleciera a consecuencia del asma. El bebé, de nombre Abraham, quedó en manos de una pareja de abuelos y una bisabuela, que además de sufrir enfermedades y dolencias, se sustentan solo con la venta de refrescos y cualquier cosa que puedan comercializar. Las condiciones precarias en que viven, hacinados en un cuarto de madera y techo de calaminas, hace que no puedan dar al bebé lo mínimo indispensable para una vida digna, además de la incertidumbre de lo que puede pasar cuando sus abuelitos ya no estén.

Ante esta situación, la Fundación Calentando Corazones acudió a la vivienda de las personas de la tercera edad y, a través de su Facebook, solicitaron ayuda desde el día jueves. En 24 horas, el video tuvo 3.762 reproducciones y fue compartido 134 veces.

“Se precisa todo tipo de ayuda, sobre todo leche, pañales, víveres y cualquier tipo de ayuda para dar una mejor vida a este bebé y a estas personas de la tercera edad”, señaló Gladys Echenique, directora de Calentando Corazones, quien indicó que la ayuda, ha comenzado a llegar y que se espera que la población y sobre todo las autoridades pongan su atención en este caso.