Escucha esta nota aquí

Familiares de los 43 estudiantes desaparecidos en México, intentaron este lunes sin éxito acceder a las instalaciones del 27 Batallón de Infantería del Ejército en Iguala, Guerrero, de donde fueron
replegados a la fuerza
por cuerpos antidisturbios.

Los padres llegaron en torno a las 13:00, hora local, a las instalaciones del Ejercito exigiendo que les dejaran entrar para buscar a sus hijos.

Acompañados de maestros y estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, a la que pertenecen los desaparecidos, lograron avanzar unos 15 metros, antes de ser replegados.

Tras los hechos, en los que se arrojaron piedras y gas lacrimógeno, al menos dos padres y 10 jóvenes resultaron heridos, indicó Felipe De la Cruz, vocero de las familias, quien atribuyó la agresión a los soldados.

"Nos agredieron, golpearon a los padres y alumnos. Nunca pensamos en esa agresión que nos hicieron con gases lacrimógenos y hasta piedras", señaló De la Cruz a la cadena de noticias CNN.

En el 27 Batallón de Infantería, los manifestantes buscaban ingresar, pero, ante la resistencia de los soldados, lanzaron piedras al interior de las instalaciones. También trataron de derribar la puerta mediante
un trailer
que habían retenido momentos antes.

Para contenerlos, los militares también arrojaron piedras y gas lacrimógeno.

Las autoridades estatales señalaron que hubo soldados heridos, aunque no dieron detalles. También informaron que una patrulla de la Policía Federal que estaba en el lugar fue destruida por normalistas y profesores.

Después del incidente, los manifestantes regresaron a las instalaciones de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, donde estudiaban los jóvenes desaparecidos el 26 de septiembre pasado.

Protestas en otros municipios

Las protestas de los familiares y compañeros de los normalistas en instalaciones militares también se extendieron a los municipios de Acapulco y Cruz Grande, este lunes.

Con ellas, exigieron la apertura de los cuarteles para buscar en ellos a los jóvenes desaparecidos, pues consideran que hay "indicios" de que el Ejército participó en el crimen.

Sin embargo, las autoridades federales niegan que haya sido así y atribuyen el caso a policías municipales de Iguala y Cocula ligados al narcotráfico.

El crimen contra los normalistas de Ayotzinapa ha generado numerosas protestas en el país, en particular en Guerrero y en el Distrito Federal.
Algunas de ellas han terminado con hechos de violencia como los de este lunes.