Escucha esta nota aquí

Con la llegada del correo o bando carnavalero, cargado de mensajes picarescos y jocosos donde está prohibido enojarse, este domingo 8 se iniciarán las carnestolendas en Vallegrande, que este año espera la llegada de 30.000 visitantes, constituyéndose en el más participativo de las provincias cruceñas.

Este año la celebración tendrá un toque especial porque estrenará el título de Patrimonio Departamental, otorgado por la Asamblea Legislativa de Santa Cruz.

Las que se ponen de moda son las típicas tospinas, grupos musicales compuestos de guitarras, charangos, acordeón, trompetas y cantores que no dejan de tocar durante los cuatro días que dura el jolgorio.

Asimismo, las 707 camas de los hospedajes están reservadas desde enero, dando paso a los dueños de casas particulares que habilitan habitaciones y otros espacios para los visitantes.

De igual manera los restaurantes y pensiones han cerrado trato para ofrecer los mejores platos de la culinaria vallegrandina que también es motivo de atracción turística. Los pobladores ya preparan los carros alegóricos para el corso del 15 de febrero. /JCA