Escucha esta nota aquí

El documental El caso boliviano, de Violeta Ayala, que se estrenó en el festival Hot Docs de Canadá a principios de 2015, está a la espera de los resultados de cinconuevos festivales internacionales, donde ya es parte de la selección oficial y además en las próximas semanas se verá en Israel y Dinamarca.

Vox Feminae, de Croacia, Festival Ícaro de Guatemala, Festival de Cine de La Habana, el Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México y St. Lawrence International Film Festival, que se desarrollarán en las próximas semanas, tienen en competencia a este ‘docuthriller’ que cuenta la historia de tres chicas noruegas que son enviadas a la cárcel de San Sebastián en Cochabamba por tráfico de drogas.

El filme, que ya participó en siete festivales y se llevó el premio de la audiencia del Festival de Cine de Sídney, será emitido en el canal 8 de Israel y en el canal DR de Dinamarca. En Colombia ya fue visto a través del canal público.

Éxito
El caso boliviano se estrenó el mes pasado en la Cinemateca Boliviana (La Paz) y proyecta su estreno en otras ciudades del país.

El audiovisual boliviano se aleja de la estética clásica de un documental e indaga cómo la prensa noruega y la boliviana tocaron el mayor caso de tráfico de drogas del país nórdico, revelando datos de la supuesta ayuda de la embajada noruega a una de las involucradas para escapar de Bolivia, poniendo en palestra el tema del poder económico vs. la justicia.
La producción duró tres años y requirió viajes constantes a Noruega y Bolivia, para lo cual recibió financiamiento de festivales a los que se postuló. Además, recibió apoyo del Gobierno australiano, ya que la directora radica en aquel país y tiene esa ciudadanía.

Futuro
Este es el primer filme de una trilogía sobre la lucha contra las drogas. Actualmente están postproduciendo la segunda parte titulada Los burritos, que cuenta la historia de personas de Chapare que transportan cocaína y también están trabajando en la tercera parte, que transgrede los límites cinematográficos, creando una plataforma multimedia, con la cual las personas podrán vivir en la cárcel de San Sebastián a través de seis personajes, con distintas limitaciones y diferencias socio-económicas y raciales