Escucha esta nota aquí

Los 68 turistas argentinos que desde hace dos semanas estaban impedidos de salir de la ciudad de Potosí, debido al paro de actividades encabezada por el Comité Cívico Potosinista (Comcipo), lograron dejar esa urbe y emprendieron su retorno a Argentina, reportó este sábado el periódico La Nación de Argentina.

Las familias que tienen domicilio en Córdoba, Tucumán, Salta y Río Negro esperan poder llegar este domingo a sus casas, en medio de una travesía que iniciaron por tierra con la mediación de la Iglesia y universidades argentinas con los manifestantes, además de contactos diplomáticos.

Sandra Rinaldi, una de las cordobesas que estaba en Potosí, destacó que al poder sortear los piquetes los turistas ya "se sienten libres". "Calculamos el domingo cruzar. Hemos recuperado la libertad por la gestión de mucha gente", remarcó la mujer en diálogo con radio Cadena 3, reportó La Nación.

Los turistas iniciaron el viernes por la tarde la salida de Potosí hasta donde había llegado, en moto el jueves, el cónsul Juan Tacetti para ponerse en contacto con los argentinos y atender sus reclamos.

El ministro de Comunicación de Córdoba, Jorge Lawson, destacó que a la facilitación de la salida de los turistas la llamaría "el final de una cadena de favores". Mucha gente trabajó en silencio en esto para que ocurra".

Lawson explicó a Cadena 3 que pidió al rector de la Universidad Nacional de Córdoba, Francisco Tamarit, que gestionara ayuda con sus colegas de La Paz y Potosí.

"La solución salió de quienes estaban allá. Al aeropuerto no se podía llegar. Había que negociar. Empezamos a llamar a los distintos sectores. Le avisamos a Tamarit y habló con el rector de La Paz y de Potosí. Estas cosas sumaron voluntades", añadió.

Desde Tucumán, la secretaria general de la Gobernación, Carolina Vargas Aignasse, confirmó la salida tras recibir una notificación de la directora de Argentinos en el Exterior de la Dirección General de Asuntos Consulares, Silvina Montenegro.

Los turistas argentinos habían intentado una salida el miércoles, tras dialogar con los manifestantes de Comcipo, que llevaba 12 días de paro y piquetes, pero se toparon con nuevos bloqueos en las afueras de Potosí y debieron regresar a sus hoteles.

El grupo de 68 argentinos logró salir de la ciudad con la compañía de un sacerdote potosino, referentes de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, de una universidad de ese país y una delegación del Comcipo.

Los manifestantes bolivianos piden a la gestión de Morales una mejora en la calidad de vida que incluye la construcción de rutas, hospitales, puentes y fábricas.