Escucha esta nota aquí

El secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), monseñor Eugenio Escarpelini, consideró este domingo que es un insulto a la dignidad humana la entrega de condones en carnaval, toda vez que se acepta como "incontrolable" los instintos del ser humano.

En su homilía desde la basílica de San Francisco en La Paz, la autoridad eclesial señaló que no se puede aceptar que el único remedio para los hechos inmorales, ocasionados por la bebida en tiempos de carnaval, sea la distribución de condones.

"Permítanme unas palabras sobre los días de carnaval que estamos viviendo, seguramente son días de fiesta, de alegría, de encuentro entre hermanos, como tales son buenos, porque nos permiten crecer en la fraternidad", indicó Escarpelini.

"En estos días no podemos ocultar y lamentar los excesos de la bebida y de la inmoralidad, tampoco podemos aceptar que el remedio sea solo, disculpen la expresión, el repartir condones, aceptando como incontrolable el primado del instinto humano, esto creo es un insulto a nuestra dignidad humana, a nuestra inteligencia y conciencia", continuó el monseñor.

Si bien existen otros caminos para evitar hechos inmorales y de violencia en la sociedad en la época de carnaval, son más "difíciles", pero más "dignos y respetuosos de la persona", por ejemplo "el camino de la educación sobre el valor de la sexualidad".

"El respeto y la valoración de la otra persona, de manera especial de la mujer, la concientización sobre los daños que provoca los excesos de la bebida, la aplicación seria y eficaz de los controles establecidos por las leyes y por las normas. Estos son caminos que darán frutos, aunque son más difíciles", sostuvo Escarpelini.

En días pasados, el Ministerio de Salud anunció que por estas fechas repartiría 2 millones de condones a la población con la finalidad de evitar embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual, toda vez que el índice de estas situaciones se eleva en carnaval.

La sociedad ha creado leprosos modernos

Conforme a las lecturas de Evangelio y del antiguo testamento, monseñor dijo además que actualmente la sociedad ha creado leprosos modernos, parecidos a los existentes en la época de Jesús, y que eran excluidos de las poblaciones y eran desterrados a cuevas para evitar contagios.

"Nosotros somos tan habilidosos de manera negativa que hemos venido creando nuevos leprosos en nuestra vida, cargamos de repudio a quienes se han equivocado, probamos rechazo hacia personas adictas al alcohol, a la droga o enfermos de VIH, nos dan miedo, sentimos que es mejor apartarlos de la sociedad, no exponerlos a la vista de todos, recluirlas puede ser en centros" señaló el monseñor paceño.

Por esa razón, Escarpelini instó a la población a actuar como aquel leproso que se acercó a Jesús y le dijo "si quieres puedes sanarme".