Escucha esta nota aquí

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspendió ayer sin goce de haberes al vocal Ramiro Paredes por una denuncia por ‘falta muy grave’, luego de que apareció en un video en el que bailaba en una fiesta junto con militantes del MAS. El afectado denunció que esa medida es parte de una actitud de copamiento del Órgano Electoral a cargo de su colega Wilfredo Ovando, con el objetivo de quedarse en la presidencia, aunque no precisó si con el auspicio del partido oficialista.

La denuncia por ‘falta muy grave’ fue presentada por los senadores opositores Óscar Ortiz y María Elba Pinckert. Con el voto de cinco vocales y la disidencia de la presidenta, Wilma Velasco, quien argumentó que se había pronunciado públicamente, se admitió el recurso en contra de Paredes, con la suspensión de funciones y retención de haberes mientras dure el proceso.

“No renunciaré y asumiré mi defensa. Siempre manifesté que mis actos se sujetaron a lo que dice la CPE y la ley”, afirmó el vocal Paredes.
Insistió en que “claramente hay una acción que tiene el objetivo de copar y cooptar la presidencia del Órgano Electoral.

Aunque lo nieguen y lo juren, parece que la intencionalidad es esa. Habrá acciones de cerco a la presidenta para obligarla a renunciar o alejarla. Hay intereses internos, de grupos de poder. Tomaré las acciones legales pertinentes, porque pareciera que actúan ultra petit, es decir, más allá de lo que la denuncia establece”, señaló.

El vocal suspendido estableció que el grupo de poder “está a la cabeza del doctor (Wilfredo) Ovando. Su intención, el año pasado, fue presionar a la presidenta para que deje el cargo antes de la elección de octubre; qué interés habrá, no sé, desconozco, porque somos personas que no hemos vivido del Estado, prestamos siempre servicios en el sector privado, no me interesa pelear espacios de poder”, señaló Paredes.

No quiso señalar si este movimiento es auspiciado por el MAS. “Es una lectura inicial, en los siguientes días manifestaré otros criterios relacionados”.

Los vocales evitaron a los medios. Ovando apagó su celular. El senador denunciante Óscar Ortiz destacó el hecho como un primer paso. “Es lo mínimo que podían hacer, suspenderlo e iniciar el proceso. Esperamos que sea rápido, haremos seguimiento. Los funcionarios que asistieron a la fiesta fueron destituidos inmediatamente, y a Paredes solo lo suspenden, no entiendo”, expresó el senador opositor