Escucha esta nota aquí

Uno de los pilotos bolivianos más experimentados del Dakar está feliz porque la ruta de la versión 2018 de la prueba tendrá bastantes dunas, con siete de las 14 etapas previstas con mucha arena. “Es donde mejor me desenvuelvo, además que me gusta atravesar dunas”, sostuvo Marco Bulacia, que tiene como meta acabar la competencia, a realizarse del 6 al 20 de enero, entre los 12 mejores de coches.

Como es la versión 40 en la historia del Dakar y la décima en Sudamérica, Amaury Sport Organisation (ASO), organizador de la prueba, buscó darle a los pilotos más entretenimiento y aventura, y por ello armó un recorrido aprovechando al máximo las dunas, un obstáculo que siempre retrasa. “Tanta arena le dará, sin duda, un condimento especial, porque esto nos estuvo faltando en las últimas versiones”, sostuvo

La carrera fuera de ruta obligará a utilizar los equipos de navegación, en el que los pilotos de experiencia sacan ventaja. Bulacia es uno de ellos pues lleva siete participaciones en el rally más difícil y largo del planeta. Desde su debut en 2011, no ha parado de competir, lo mismo que Juan Carlos Salvatierra, que también participará por octava vez en motociclismo.

“En esta ocasión apuntamos a quedar entre los 12 mejores”, manifestó Bulacia, que en enero pasado consiguió su mejor ubicación en la prueba con el puesto 20, a pesar de los problemas que tuvo. El piloto también cambiará de navegante, pues correrá junto al argentino Eugenio Arrieta.

“Ya hemos entrenado y lo que estamos haciendo es la estética de la máquina. El sábado vamos a probarla en el autódromo Santa Cruz. El 2 de enero vamos a viajar a Lima”, sostuvo Bulacia, que el 6 de enero estará cumpliendo la primera etapa de la competencia, que comenzará en Perú, luego pasará por Bolivia para terminar en Argentina.

Este año el piloto solo participó en una carrera oficial de preparación y fue en el Gran Premio Integración del Oriente, logrando ganar la T-1. Durante la temporada más se ha centrado en seguir de cerca el desempeño de sus dos hijos, Bruno y Marquito, a los que prepara para convertirlos en pilotos profesionales.

La misma máquina

La máquina que utilizará Bulacia será la misma con la que corrió en el Dakar 2017, la camioneta Ford Ranger, que le ha respondido muy bien y con la que espera tener un rendimiento mejor en 2018. “No le hemos realizado ninguna modificación, la apuesta es la misma máquina”, sostuvo.