Escucha esta nota aquí

La dirigencia de Blooming anunció que se le descontará el 20% de su siguiente sueldo al defensor Cristian Coimbra, después analizar una falta a su “contrato”: jugó “tres minutos” en el campeonato de su barrio, La Chacarilla. El jugador había manifestado el lunes que todo estaba arreglado con los que comandan el club, pero hoy la historia fue diferente, ya que también el cuerpo técnico le dio un castigo.

El domingo un socio de la institución celeste llamó al gerente administrativo, Fernando Cuéllar, para informarle que Coimbra estaba disputando un encuentro en una cancha cercana a su casa y le envió una foto. “Yo llamo al jugador, él me confirma que había entrado unos minutos y que lo hacía para que lo puedan habilitar, pero el hecho de estar en el partido va contra su contrato”, manifestó.

La directiva le informó a Erwin Sánchez y sus colaboradores, que no dudaron en darle un escarmiento. “Ayer (lunes) le pasaron una comunicación interna expresándole su molestia y a la determinación que será sometido”, explicó Cuéllar. Al jugar en un equipo que no sea Blooming ya infringe el acuerdo escrito que tienen firmado entre partes, según informó Cuéllar.

“En la reunión del directorio se ha determinado que, de acuerdo a su contrato, será sancionarlo con el (descuento del) 20% de su próximo sueldo. Él no puede participar en un campeonato que no sea con el primer platel hasta que termine su contrato, que será el 31 de diciembre”, agregó el gerente administrativo. Lo que no se aclaró es si aplicará para noviembre o para septiembre, ya que la dirigencia les adeuda los dos últimos meses que se cumplieron.

Coimbra había explicado que solo intervino en el encuentro por unos instantes. “Hay gente mala que te quiere hacer daño. Se dieron modos para sacar la foto en esos instantes que ingresé y salí en un partido de mi barrio”, dijo.