Escucha esta nota aquí

Después del ajustado triunfo en la primera vuelta, el candidato del oficialismo argentino, Daniel Scioli, pidió este lunes para el balotaje el voto de sus rivales de centroderecha e izquierda, y propuso al opositor Mauricio Macri sostener el debate que no tuvieron en la campaña.

En una entrevista en el Canal 13, Macri anunció que acepta la oferta del candidato oficialista de debatir antes de que se celebre la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Argentina, prevista para el 22 de noviembre. "Bienvenido al debate, no hay ningún problema", manifestó.

Scioli en el balotaje se enfrentarán "dos visiones de país", la que propone él ofreciendo continuidad de "desarrollo e inclusión social con fuerte presencia del Estado", y la de Macri, que se inclina "por el libre mercado y políticas de endeudamiento que nos recuerda al pasado", dijo en una rueda de prensa.

El candidato presidencial apoyado por la presidenta peronista de centroizquierda Cristina Kirchner, lucía algo más distendido que la noche del domingo cuando sufrió un inesperado golpe al confirmarse que irá a un balotaje con Macri, que quedó por menos de tres puntos detrás de su candidatura.

Con el 97,17% de las mesas escrutadas, Scioli obtuvo el 36,86% de los votos y Macri, con su frente Cambiemos, el 34,33%.

Ninguno de los candidatos logró reunir el 45% de los sufragios ni el 40% y una diferencia de diez puntos sobre su rival para ganar en primera vuelta.