Escucha esta nota aquí

Realmente da para despertar envidia el superconcierto que vivirán las comparsas de la agrupación Fusión Carnavalera, pues desde Miami (EEUU), Chino adelantó que el tercer día estarán casi dos horas sobre el escenario y que si la gente les pide más temas, nadie los bajará.

El musculoso del grupo, que los bolivianos conocimos con el pelo largo y trenzado, acaba de cumplir 30 años, que se notan en su físico, en su cambio de estilo y en su madurez. Habla sin trabas de la situación de su natal Venezuela, de cuando perdió su casa en 1999 y vivió varios meses en un refugio, y de sus más recientes logros: será el actor principal de una película y pronto Chino & Nacho estrenarán Radio Universo, su tercera placa discográfica.

Conozcan el lado B de Chino, Jesús Alberto Miranda.

¿Sabías que la ropa que llevarás al garaje de Fusión Carnavalera no servirá nunca más?
¡Nooo!, solo me han dicho que se arma tremenda parranda en las calles, sé de las comparsas y sus fiestas, y me encanta tener la oportunidad de conocer el Carnaval de Bolivia. Mira que no solo iré a dar un concierto y regresar, me quedaré cuatro o cinco días para disfrutar de la celebración como tal.

¿Entonces no le temés a la pintura ni a carnavalear?
¿Pintura? ¡Es maravilloso! Si me dan la oportunidad de carnavalaear, lo hago.

Ya te advertí sobre el Carnaval, ¿vos qué advertís a tu público?
Quiero enviarles una alerta para que se preparen, porque vamos a llevar música de la buena, sabrosura y esperamos que gocen bastante con el concierto.

¿Cómo será el show que traerán?
El show base dura aproximadamente una hora con 45 minutos, pero si el público pide otra y otra canción, ahí nos quedamos. Nuestro espectáculo ha evolucionado, tendremos más músicos y bailarines en el escenario.

¿Qué canciones son infaltables en el espectáculo?
Vamos a hacer un recorrido por todos los temas de nuestra carrera, desde el principio hasta la nueva producción discográfica. Niña bonita no puede faltar en el repertorio, si no la cantamos nos lanzan tomates. Tu angelito, El poeta, Chica ideal, Tú me quemas y muchas otras deben estar.

Vienen mucho a Bolivia, casi los podemos nacionalizar.
¡Sííí!, estoy eternamente agradecido porque he conocido el país de punta a punta, desde las ciudades más grandes hasta las más pequeñas y me siento muy identificado con Bolivia. Su gente, sus mujeres y comida, realmente me fascinan.

¿Cómo recordás Bolivia? ¿Tenemos mala fama por las huelgas?
Bolivia es un capítulo importante en mi vida porque cuando grabamos las primeras canciones de nuestra carrera fue el primer país que visitamos, precisamente en La Paz iniciamos una gira que recorrió seis ciudades. Ustedes conquistaron mi corazón con su humildad, su forma de ser y su cultura. Me dieron amor y yo trato de darles lo mejor para que disfruten. Amor con amor se paga.

Sé que ya no vivís en Venezuela, ¿regresás de vez en cuando?
Vuelvo todos los meses, allá dejé a mi familia y amigos.

¿Extrañás tu país a pesar de los problemas que atraviesa?
Represento a mi país con mucha dignidad. Una vez leí que país no es el territorio como tal, sino lo que llevas del sentimiento nacional en el corazón y yo siento que aunque estoy en Miami, aquí en mi casa tengo un pedacito de Venezuela, con mi bandera, mis costumbres y mi música. Aunque estoy lejos, estoy también en casa.

¿Qué encontrás cada vez que regresás a tu país?
Muchas personas hablan del caos, yo prefiero hablar de las cosas buenas, no me gusta hablar de lo malo de mi gente. Veo venezolanos trabajadores y esperanzados en que todo mejorará pronto. Creo que con trabajo, esperanza, fe y actitud positiva vamos a sacar al país adelante.

¿Y nunca viste el caos del que hablan?
Algunos dicen que Venezuela es un infierno, pero yo voy a mi país y salgo sin escolta, visito cualquier parte y nunca me ha pasado nada. También voy a un mercado y a veces consigo todos los productos que necesito, pero otro día no los consigo y trato de ser paciente y no alarmarme.

Mucha gente pierde la calma y al ver que no consigue una gaseosa dice que hay un problema en Venezuela, pero ese no es un producto vital. Hay gente que cae en el caos fácilmente y yo no soy así. Creo que el destino se forja poco a poco, cada quien debe trabajar para que las cosas se le den.

¿Qué necesita tu país para salir de esta crisis?
Le haría falta una gerencia un poco más eficaz, que pueda aprovechar los recursos que tiene el país en pro del crecimiento de la riqueza y el bienestar de la gente.

¿Siempre tuviste las comodidades de las que hoy gozás?
No, yo vengo de una familia de clase media baja, nunca conocí las riquezas. En el año 99 quedé damnificado por una tragedia y perdí absolutamente todo. Viví en un refugio durante meses hasta que pude mudarme a la casa de mi abuela. Estoy agradecido con la vida porque si bien conozco lo que es tener éxito, también sé lo que es no tener nada, por eso valoro lo que tengo.

¿Chino actor?
En los 60 Venezuela parió a Felipe Pirela, el bolerista de América y el primer latino en vender más de un millón de discos. Ahora debo reencarnar su vida para llevarla a la gran pantalla. Quisiera que todo el público conozca a este personaje y lo que estoy haciendo en el cine. Uno de mis sueños desde joven es aparecer en una película, estoy muy contento por cumplirlo.

Pero, ¿no dejarás la música?
No, aún hay mucho de Chino & Nacho. Los dos realizamos actividades independientes que no afectan el desempeño del grupo. Estamos muy sólidos.

¿Qué fue lo más difícil de tu actuación?
Es una gran responsabilidad artística. Físicamente tuve que engordar, dejarme crecer el cabello, transformarme para acercarme al personaje. Tengo que aumentar 8 kg y ha sido un trabajo sicológico fuerte.

¿Qué te falta conquistar?
Tenemos entre ceja y ceja tratar de llegar a toda Europa, es un gran sueño dar conciertos masivos en teatros