Escucha esta nota aquí

Víctor Cárdenas Gómez, asesino confeso de Toribia García Cruz, en San Julián, fue enviado con detención preventiva a la cárcel de Palmasola tras la imputación que le hizo el fiscal José Parra, por el delito de feminicidio, que tiene una pena de 30 años de presidio. La audiencia se realizó en la Felcc por cuestión de seguridad, ante la presencia de personas de San Julián que clamaban justicia.

El fallo fue dictado por el juez de San Julián, Alberto Zeballos, que vino a la capital para evitar acciones de la gente contra el imputado.

Igual, bajo estrictas medidas de seguridad, en Montero se realizó la audiencia cautelar de Ricardo Herrera Rojas (67) en el comando policial, donde hicieron vigilia centenares de enardecidos vecinos que velaban para que el acusado de ser violador de una menor, de 9 años, no sea liberado. Otro grupo hizo lo mismo en el Palacio de Justicia.

La ira de la gente contra Herrera Rojas es porque lo sorprendieron con una menor en su casa y la rescataron desnuda y semidopada. Este hecho sucedió el miércoles, y después quemaron y destruyeron su casa en un barrio de la zona oeste de Montero.

El fallo fue del juez de Instrucción de Montero, Wilson Arévalo, que determinó enviar al acusado a la cárcel de Palmasola y fijó un plazo de 30 días a la fiscal Erika Barrancos para que presente la acusación formal y se dicte sentencia.

Candidata
El asesinato de la candidata municipal de San Julián Toribia García causó indignación popular, pues, según sus vecinos, era una humilde mujer dedicada a su trabajo en el agro y a la actividad política. Su asesino fue su novio, Víctor Cárdenas Gómez, que, aparentemente, por celos,la mató hace días y la enterró en unos cultivos de maíz. Ella había desaparecido hace unos 15 días y nadie la extrañó porque presumían que estaba en campaña