Escucha esta nota aquí

Para Antonio Remiro Brotóns miembro del equipo de la defensa boliviana ante el Tribunal Internacional de La Haya, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) pudo haber marcado un hito en la jurisprudencia si hubiera fallado conforme al pedido de Bolivia de reconocer una deuda histórica de Chile para negociar una salida al océano pacífico, pero "prefirió recrearse en posiciones positivistas extremas de un formalismo clarísimo que simplemente harán que este fallo, del que están muy felices los chilenos, vaya a ser escondido rápidamente en el cajón de las sentencias olvidadas".

Remiro Brotóns espera hacer un estudio detallado de la sentencia pero adelantó que vio algunos puntos en los que se comete serios errores de apreciación y en otros fomentan más en términos de fe que de discurso jurídico. "Bolivia ha hecho un magnífico trabajo, pero era decisión de los jueces".

"Ellos (jueces) dicen no veo en este documento una intención de obligarse a negociar, ¿por qué?, por que no veo en este documento una voluntad de obligarse a negociar, es decir, eso es un dogma de fe, en cierto modo la mayoría han estado presos del síndrome de Santo Tomás, que no creían en lo que no veía (...) aquí la corte debió de haber razonado más ese discurso especialmente cuando se habló de los acuerdos, la mayoría francamente muy criticados", puntualizó

Considera que se debe de insistir en la negociación y hacer ver a Chile, "una vez pase esta euforia inmediata", que le conviene negociar. "Todos tenemos esa misma sensación (de amargura), evidentemente no estamos contentos con la sentencia....deberemos reconducir el alcance de la sentencia. Las partes deberán continuar el diálogo que han mantenido durante muchísimos años, tenemos que ser fuertes y no dejarnos perder en la frustración", dijo.