Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, se manifestó ayer en contra de las amenazas de bloqueo de las principales rutas de acceso a la capital cruceña anunciado por un grupo de indígenas y campesinos, y llamó a la cordura para solucionar el conflicto que mantiene enfrentados a la Gobernación con los indígenas chiquitanos.
“No permitiremos un cerco a la ciudad, la población no tiene por qué sufrir las consecuencias de un conflicto ajeno”, dijo Romero.

El dirigente de los campesinos, Mario Renterías, ratificó la medida, aunque dijo que por estrategia no dirán cuándo empezarán./DO