Escucha esta nota aquí

La situación de Romel Quiñónez en Bolívar es cada vez más incierta. El guardameta cruceño sostuvo la tarde de este lunes una reunión con la dirigencia celeste, pero no se llegó a un acuerdo. Se volverán a reunir en una semana.

"No se pudo llegar a un acuerdo, veremos qué pasa la otra semana. Nosotros queremos solucionar este problema. Hay algunos inconvenientes personales que debemos subsanarlos", manifestó la fuente a DIEZ.

El jugador afirmó al programa de radio FM Bolívar que espera una respuesta positiva por parte de la dirigencia. "Jamás tome como opción a Bolívar, son temas delicados que pocos saben y que son muy personales. Yo tengo contrato y si hubiera querido quedar colgado firmaba mi salida", manifestó el futbolista.

Lizio tampoco arregló

La misma situación ocurre con Damián Lizio quien al igual que Quiñónez sostuvo un diálogo con la dirigencia. El mediocampista tampoco llegó a un acuerdo y se informó que también se volverá a reunir con la dirigencia la siguiente semana. Lizio y Quiñónez tienen contrato con Bolívar hasta diciembre de 2019.